El gobierno señaló que la sequía actual no tiene precedentes, por lo cual la descarga de las represas Glen Canyon y Hoover -que crearon los lagos Powell y Mead- se reducirá el próximo año.

El gobierno de Estados Unidos anunció este martes “acciones urgentes” para proteger y mejorar la sostenibilidad de la Cuenca del Río Colorado, que implican recortes a las asignaciones de agua para Arizona y Nevada, así como también para México, a partir de 2023.

“La sequía prolongada y las bajas condiciones de agua descargada en la superficie, aceleradas por el cambio climático, han resultado en niveles históricamente bajos del agua en los lagos Powell y Mead”, indicó un comunicado del Departamento del Interior.

El Gobierno señaló que la sequía actual se ha prolongado 23 años y no tiene precedentes, por lo cual la descarga de las represas Glen Canyon y Hoover -que crearon los lagos Powell y Mead- se reducirá el próximo año.

“Estamos tomando medidas para proteger a las 40 millones de personas que dependen del río Colorado para su vida y su sustento”, declaró Camille Touton, comisionada a cargo de esos recursos.

La reducción se basa en un plan firmado por siete estados de EEUU y México en 2019 para ayudar a mantener el nivel de los embalses. El plan establece las asignaciones anuales para cada parte signataria con base en los niveles de agua del Lago Mead.

Pájaros beben de las aguas que retroceden cerca de Lone Rock Beach, una popular zona de recreo que solía estar bajo el agua, en el lago Powell. El segundo embalse más grande del país ha caído a los niveles más bajos registrados desde que se creó el lago al represar el río Colorado en la década de 1960. Foto tomada en Big Water, Utah, Estados Unidos, el 20 de abril de 2022 (REUTERS/Caitlin Ochs)Pájaros beben de las aguas que retroceden cerca de Lone Rock Beach, una popular zona de recreo que solía estar bajo el agua, en el lago Powell. El segundo embalse más grande del país ha caído a los niveles más bajos registrados desde que se creó el lago al represar el río Colorado en la década de 1960. Foto tomada en Big Water, Utah, Estados Unidos, el 20 de abril de 2022 (REUTERS/Caitlin Ochs)

El año pasado la caída de los niveles forzó al Gobierno a decretar una emergencia por escasez de agua en la región y el consiguiente recorte obligatorio a las asignaciones para Arizona, Nevada y México en 2022.

Los nuevos recortes verán reducido el suministro para Arizona en unos 192.904 millones de galones de agua, aproximadamente 21 % de su asignación anual, mientras Nevada dejará de recibir 8.146 millones de galones, y 8 % del suministro que recibe del Colorado.

La reducción para México será de 33.889 millones de galones, equivalentes a 7 % de su parte asignada.

El Río Colorado nace con la nieve que se derrite en el norte montañoso del estado de Colorado. El curso de 2.250 kilómetros sustenta un ecosistema donde viven 30 millones de personas, incluidos los miembros de 20 tribus indígenas.

El río sustenta asimismo ciudades como Denver, Los Ángeles, Phoenix y Las Vegas en una cuenca de casi 630.000 kilómetros cuadrados que se extiende por los estados de Wyoming, Colorado, Utah, Nuevo México, Arizona, California y Nevada. El río ayuda a sustentar la industria agropecuaria de la región cuyo valor asciende a 15.000 millones de dólares al año.

Vista aérea de una represa en el lago Powell en Page, Arizona, el 20 de abril de 2022 (REUTERS/Caitlin Ochs)Vista aérea de una represa en el lago Powell en Page, Arizona, el 20 de abril de 2022 (REUTERS/Caitlin Ochs)

“El empeoramiento de la crisis por la sequía en la Cuenca del Río Colorado responde a los efectos del cambio climático, incluido el calor extremo y las bajas precipitaciones pluviales”, explicó el subsecretario del Interior, Tommy Beaudreau. “A su vez, las graves condiciones de sequía exacerban el riesgo de incendios forestales y trastornos de los ecosistemas, lo cual incrementa el estrés en las comunidades y los parajes”, agregó.

El Departamento del Interior indicó que se aplicarán asimismo otras medidas en el manejo de cursos de agua y embalses para proteger las represas y acelerar las tareas de mantenimiento que ya están en marcha.

Beaudreau dijo que el Gobierno federal “tiene el compromiso de usar cada recurso disponible para conservar el agua y asegurar que los irrigadores, las tribus y las comunidades adyacentes reciban asistencia adecuada y apoyo para construir comunidades fuertes y proteger nuestros suministros de agua”.

Con información de EFE

Deja un comentario