El Juzgado de Sentencia Especializado para una Vida Libre de Violencia y Discriminación para las Mujeres de Santa Ana condenó a cien años de cárcel a Luis Miguel Bonilla Ramírez por el triple asesinato de su esposa, su hijo e hijastro en un hecho cometido en noviembre del 2020.

Los hechos ocurrieron la noche del jueves 12 de noviembre, en la casa de habitación donde residían las víctimas y el imputado, ubicada en el caserío Las Cristalinas, del cantón El Jute, en el municipio de Candelaria de la Frontera.

De acuerdo con las primeras investigaciones, el imputado llegó casi a la medianoche a la vivienda y atentó primero contra su propio hijo, luego contra su hijastro; y, por último, contra su cónyuge, con quien tenían alrededor de 10 años de convivencia. “Previo al suceso, hay prueba de episodios reincidentes de violencia intrafamiliar”, detalló el fiscal al momento de la detención, hace dos años.

El ahora condenado fue detenido infraganti con un revólver calibre 357 y una escopeta 12 milímetros, de las cuales presentó matrículas y sus licencias de armas de fuego, puesto que trabajaba como vigilante privado.

Las víctimas fueron identificadas como Marta Idalia García, de 37 años, su hijo Luis Gustavo de 10 y su hijastro William Alexander de 17. En el proceso, la Fiscalía presentó al testigo «Apolo» y fue condenado por los delitos de homicidio agravado y feminicidio agravado.

Deja un comentario