Con 66 votos, la Asamblea Legislativa aprobó esta tarde estado de emergencia nacional por 15 días para que el Estado pueda mitigar desastres según la Ley de Protección Civil, Prevención y Mitigación de Desastres, debido a los efectos del huracán Bonnie en El Salvador.

La iniciativa fue firmada por el presidente de la Asamblea Legislativa, Ernesto Castro, y presentada durante la sesión plenaria por el jefe de fracción de Nuevas Ideas, Christian Guevara. La dispensa de trámites quedó aprobada con 59 votos.

La declaratoria de emergencia nacional le permite al Estado inaplicar la Ley de Adquisiciones y Contrataciones de la Administración Pública (LACAP) cuando adquiera obras y servicios al atender o mitigar los efectos de desastres causados por fenómenos naturales.

El Fondo de Protección Civil, Prevención y Mitigación de Desastres (Fopromid) se utiliza para la prevención de desastres o en casos que demanden oportuna y efectiva atención de emergencia ocasionada por desastres. Esta ley faculta al ministro de Hacienda a “transferir los recursos necesarios” cuando así se lo solicite el Ministerio de Gobernación y, cuando se usa el Fopromid, la ley faculta a no aplicar la LACAP.

La discusión

El diputado Caleb Navarro, de Nuevas Ideas, argumentó que «han existido todos estos inconvenientes, los problemas de la naturaleza nadie los puede prever, son casos fortuitos».

La diputada Marleni Funes, del FMLN, cuestionó por qué el Gobierno no ha ejecutado lo destinado a la mitigación de riesgos –solo el 25 %–, las «malas obras que han construido», la cantidad millonaria de dinero ya invertido en comunidades afectadas y la mala inversión, por ejemplo, en «luces LED».

Claudia Ortiz, de Vamos, advirtió que el Fondo de Protección, Prevención y Mitigación de Desastres (Fopromid) es un fondo similar a la partida secreta de gobiernos anteriores, ya que no se conoce su destino.

Durante 2022, Hacienda ha transferido $65 millones a Fopromid, aún no se conoce su destino detallado.

La diputada Suecy Callejas (Nuevas Ideas) aseguró que hoy Bonnie ya no es una tormenta tropical sino un huracán. Bonnie se va alejando de Centroamérica. El Centro Nacional de Huracanes de la NOAA ha catalogado a Bonnie como huracán categoría 3 y prevé que el debilitamiento gradual comience el miércoles o miércoles por la noche y continúa hasta el jueves.

En Twitter, el economista Ricardo Castaneda advirtió: «Prácticamente en El Salvador el uso de la LACAP ha pasado de ser la regla a ser la excepción».

De acuerdo al Centro Nacional de Huracanes de la Oficina Nacional de Administración Oceánica y Atmosférica (NOAA), Bonnie se mueve al oeste-noroeste con una ligera disminución en la velocidad de avance.
De acuerdo al Centro Nacional de Huracanes de la Oficina Nacional de Administración Oceánica y Atmosférica (NOAA), Bonnie se mueve al oeste-noroeste con una ligera disminución en la velocidad de avance.

Deja un comentario