El líder de la Iglesia La Luz del Mundo, Naasón Joaquín García, fue condenado este miércoles por un tribunal californiano a más de 16 años de cárcel por abusos sexuales a tres menores de su congregación, cargos por el que el religioso se declaró culpable.

«Este monstruo debe ser encerrado por la seguridad de nuestros niños», dijo una de las mujeres antes de ser sentenciado. Durante la audiencia ee escucharon duros testimonios que acusaban al hombre de numerosos abusos, incluidas violaciones. Otra de las víctimas lo llamó «el Anticristo».

«Usted es un depredador sexual», le dijo el juez a Joaquín antes de sentenciarlo a 16 años y ocho meses en prisión.

Naasón Joaquín García,, de 53 años, se había declarado el viernes culpable en la Corte Superior de Los Ángeles de dos cargos de cópula oral forzada que involucran a menores de edad y un cargo de un acto lascivo contra una niña que tenía 15 años.

Durante la audiencia, una de las víctimas dijo entre llantos que «fue violada y abusada todos los días». «Cuando me violaba me obligaba a dar las gracias una y otra vez… Lo perdí todo por su culpa», agregó.

El ‘apóstol’, como lo conocen en su iglesia, enfrentaba la posibilidad de recibir cadena perpetua. Se enfrentaba a 19 delitos, incluyendo tráfico humano y posesión de pornografía infantil. Pero el acuerdo de culpabilidad que aceptó la Fiscalía de California cambió eso y por eso fue ampliamente criticado por víctimas y exfieles, que lo consideran “una burla”.

Joaquín, con un traje naranja y su rostro parcialmente cubierto con una mascarilla, estuvo sentado al lado de sus abogados escuchando a las víctimas relatar los abusos que sufrieron. Nunca les dirigió la mirada, ni siquiera en los momentos más desgarradores de esos testimonios.

Este es el primer caso en que un líder religioso mexicano es llevado ante la justicia por abuso sexual. Hace 25 años, su padre Samuel Joaquín enfrentó una serie de acusaciones en México, similares a las de su hijo, pero estas no prosperaron.

La Luz del Mundo, con presencia en casi 60 países y con más de un millón de feligreses, varios de estos en Estados Unidos, queda ahora bajo el mando de un pederasta convicto y su futuro es incierto. Esta iglesia tiene presencia también en El Salvador.

Desde su arresto en 2019, al llegar al aeropuerto de Los Ángeles, Naasón Joaquín García alegaba ser víctima de calumnias y culpó a sus detractores, a la prensa, “el fanatismo” y la intolerancia religiosa.

Deja un comentario