Ayer, el Juzgado Cuarto de Instrucción de San Salvador tenía previsto instalar la audiencia inicial contra el empresario Miguel Menéndez Avelar, conocido como ‘Mecafé’, el expresidente de la República, Mauricio Funes y varios de sus exfuncionarios por el caso de corrupción en la construcción de la presa hidroeléctrica El Chaparral, sin embargo, se decidió entrar en receso hasta el miércoles 21 de septiembre, debido al estado de salud de ‘Mecafé’ Menéndez, a la espera de los resultados de los exámenes que Medicina Legal realizará al imputado.

“Vamos a esperar lo que diga Medicina Legal, todavía están examinando al defendido”, dijo el abogado defensor Roberto Calderón. El abogado comentó que su cliente fue separado del resto de procesados debido a la ausencia del resto de acusados.

Según las autoridades, los presuntos casos de corrupción están relacionados a al pago por $108.5 millones, por parte de CEL a la empresa italiana Astaldi, pese a que la construcción de la presa en San Luis La Reina, San Miguel, quedó abandonada con un 29% de avances.

Los imputados ausentes son el expresidente Mauricio Funes, Ada Michel Guzmán, José Leopoldo Samour, los representantes de la empresa Astaldi, Mario Pieragostini Maiocchi y José Efraín Quinteros.

De acuerdo con Calderón, los demás procesados han sido declarados en rebeldía por los tribunales, mientras que Mecafé fue el único en presentarse a la sede judicial, por lo que seguirá un proceso diferente al resto.

«Se promovió por la Fiscalía y los querellantes en el sentido de que pidieron que estuvieran presentes los apoderados de Astaldi. La misma fiscalía, la querella y nosotros nos adherimos de que Astaldi esté presente por la situación que les están imputando, civilmente ellos tendrían que manifestar la situación en su oportunidad y por esa razón es un incidente que lo planteó Fiscalía, la querella y nosotros no nos opusimos», agregó el abogado Calderón.

Las investigaciones de la FGR indican que un arreglo directo entre Samour y los representantes de Astaldi, al parecer por lineamiento del expresidente Funes, les dejó una ganancia en $3.5 millones de dólares en concepto de dádivas.

Deja un comentario