La petición la semana pasada de varios ediles rusos criticando al presidente ruso y tachándole de incompetente ha sumado más críticos este lunes.

Concejales de 18 distritos de las ciudades de Moscú, San Petersburgo y Kolpino han firmado una declaración pública exigiendo la renuncia del presidente ruso Vladimir Putin. El documento ha sido rubricado ya por, al menos, 85 ediles, y siguen sumándose adhesiones.

«Nosotros, los diputados municipales de Rusia, creemos que las acciones del presidente Vladimir Putin dañan el futuro de Rusia y sus ciudadanos. ¡Exigimos la renuncia de Vladimir Putin al cargo de Presidente de la Federación Rusa!», exige la petición, que se puede firmar por internet.

La semana pasada, la junta del distrito Lomonosovsky de Moscú exigió la renuncia de Putin. También los diputados del distrito de Smolny de San Petersburgo pidieron a la Duma Estatal de la Federación Rusa (la cámara baja del Parlamento ruso) que presente cargos por traición contra Putin para destituirlo de su puesto debido a la guerra en Ucrania. Las fuerzas del orden abrieron un expediente contra ellos por «desacreditar» al ejército ruso.

Ahora, una recogida de firmas entre concejales de Moscú, San Petersburgo y Kolpino está sobre la mesa. «El texto de la petición es conciso y no ‘desacredita’ a nadie», ha dicho Xenia Torstrem, diputada municipal de San Petersburgo.

EN CONTRA DE «MATAR UCRANIANOS»

La pequeña ‘revuelta’ empezó el pasado día 7 en San Petersburgo cuando un grupo de siete representantes de la junta de distrito, nominalmente compuesta por 20 concejales, aprovechó la ausencia de varios integrantes del partido gubernamental Rusia Unida para aprobar por sorpresa esta iniciativa.

«El proceso de firmas avanza», ha confirmado a EL MUNDO Dimitri Paliuga, edil de San Petersburgo (distrito de Smolny) y uno de los concejales que se han rebelado contra el Kremlin. Las razones son claras: «Estamos en contra de matar ucranianos, desmilitarizar Ucrania es absurdo y encima ha pasado lo contrario, ahora tiene más armas».

En Moscú, los ediles rebeldes denuncian que desde el segundo mandato de Putin, «todo ha ido mal»: el PIB no se ha duplicado, el salario mínimo no ha aumentado según las expectativas y la estabilidad prometida ha desaparecido. Por eso, se han dirigido a Putin para decirle que «su modelo de gobierno está irremediablemente desactualizado y obstaculiza el desarrollo de Rusia».

Deja un comentario