El vicepresidente de la República, Félix Ulloa, aseguró que la ola de asesinatos de marzo pasado fue una respuesta al anuncio de la llegada del empresario mexicano Ricardo Salinas Pliego a El Salvador para fomentar inversiones en bitcoins y, sin dar nombres, afirmó que «fue planeado por quienes quieren manchar la imagen del país»: pandillas, «los periodistas, que han hecho de las pandillas una industria» y «los que financian a las pandillas».

Así lo registra el periódico francés Le Monde en una entrevista publicada en idioma francés el viernes pasado.

«Esta ola de asesinatos corresponde al anuncio de la llegada de Ricardo Salinas Pliego para realizar inversiones en el país en bitcoins. No cabe duda de que fue planeado por quienes quieren manchar la imagen del país, dañar al gobierno y crear un clima desfavorable para la inversión [¿Quiénes son?] Las pandillas, y quienes las defienden: los periodistas, que han hecho de las pandillas una industria, que hacen informes, escribir libros. Y los que financian a las pandillas. Porque las pandillas ganan dinero gracias al crimen organizado».
–Félix Ulloa, vicepresidente de la República.

El funcionario señaló también a la mayoría de los pastores evangélicos de estar vinculados a pandillas. Ulloa cuestionó la existencia de testimonios de personas detenidas que dicen no pertenecer a pandillas. «¿Según quién? ¿Ellos mismos? ¿Su madre? ¿Pastores evangélicos?», preguntó a la periodista de Le Monde. Al darle su respuesta dijo que «el 80 % de los pastores forman parte de estas estructuras»:

«¿Según quién? Ellos mismos? ¿Su madre? ¿Pastores evangélicos? Porque el 80 % de los pastores forman parte de estas estructuras. Un fiscal me llamó recientemente para decirme que un académico arrestado era un trabajador honesto y no tenía nada que ver con las pandillas. Le aconsejé que comprobara sus antecedentes penales. ¡Y resulta que lo habían detenido dos veces por ser parte de la pandilla Barrio 18!»
–Félix Ulloa, vicepresidente de la República.

En esta respuesta el vicepresidente también reveló que dijo a un fiscal que revisara los antecedentes penales de un académico que había sido arrestado porque el fiscal le indicaba que era un trabajador honesto, y que «resulta que lo habían detenido dos veces» por ser pandillero.

Desvincula al Gobierno de actos de Carlos Marroquín

En la misma entrevista a Le Monde, el vicepresidente declaró que es decisión del gobierno abrir una investigación contra el director de Tejido Social, Carlos Marroquín, sobre unos audios publicados por El Faro en donde Marroquín platica con un pandillero sobre la ruptura de un supuesto pacto de pandillas y Gobierno.

En el audio, Marroquín cuenta cómo ayudó a sacar de El Salvador al cabecilla de pandillas Elmer Canales Rivera, alias «Crook», fuera del país pese a que era requerido por una corte de Estados Unidos.

«No sé, no está en mi área de acción, eso lo decide el gobierno. Pero sí, tendría sentido abrir una investigación, respondió Ulloa a Le Monde.

Ulloa distanció al Estado de las acciones de Marroquín, exhortando a diferenciar «entre las acciones individuales de un servidor público y una política de Estado».

«Este gobierno nunca ha negociado y nunca negociará con las pandillas. Si cualquier funcionario, él u otro, interactúa con las pandillas y puede tomar decisiones y llegar a acuerdos que se pueden sacar de contexto, eso sigue sin ser política de Estado», respondió.

También exhortó a preguntar quién le había proporcionado esta grabación al periodista que publicó el reportaje y lo acusó de pandillero: «Es un pandillero. Por lo tanto, el periodista es culpable de vínculos con pandillas».

«Margen de error es natural»

En la entrevista, Ulloa aseguró que «haya un margen de error es natural y habrá que corregirlo», al referirse a la posible captura de personas que no tienen conexión con las pandillas.

El funcionario exhortó a ver el panorama general, en el cual el gobierno de El Salvador «le ha declarado la guerra a las pandillas», siendo el «último recurso» para lograr la paz social.

Ulloa insistió en que «las personas se ven afectadas porque estaban en el lugar equivocado en el momento equivocado» pero que eso «no es una política de Estado».

Sus afirmaciones, según el vicemandatario, no buscan justificar que haya víctimas inocentes la responsabilidad de defender «los 8 millones de salvadoreños». La población salvadoreña actualmente es de 6,330,947 según cifras oficiales.


Inviolabilidad de morada

El vicepresidente de la República afirmó al medio francés que el régimen de excepción ha suspendido también «la inviolabilidad de domicilio». Le Monde aclaró en la entrevista que el régimen no suspende la inviolabilidad de morada, sino otros cuatro derechos: derecho a ser informado de razón de detención, derecho a no ser interferido en las comunicaciones, derecho a reunirse y derecho a que la captura no exceda de 72 horas sin audiencia.

Además, Ulloa dijo a Le Monde que el régimen les permite arrestar a las personas sin orden judicial y que «muchos pandilleros salieron de la cárcel por este tema técnico porque no había orden de aprehensión».

«Hoy pueden ser arrestados sin orden judicial y permanecerán en prisión. La acusación tiene más tiempo para reunir las pruebas. Los jueces corregirán los errores a su debido tiempo».

Dobles juicios

El vicemandatario sostiene que recapturar a los pandilleros que han cumplido sus condenas no implica doble juzgamiento porque son recapturados por otra razón: porque pertenecen a una pandilla.

«El hecho de haber cumplido una pena no exonera al delincuente de su relación delictiva con la estructura delictiva», dijo.

El funcionario también consideró imposible que las personas abandonen las pandillas.

«Cuando sales de la cárcel, no eres un expandillero. Eres un pandillero», afirmó. «Con esta gente, es difícil», añadió, sobre la rehabilitación.

Deja un comentario