Un tribunal federal del Distrito de Texas determinará la sentencia para cada uno con base en la legislación estadounidense.

Dos hombres detenidos debido a su supuesta vinculación con la muerte por asfixia de 53 migrantes en un camión abandonado en San Antonio (Texas, EEUU) podrían enfrentarse a cadena perpetua o pena de muerte si se confirma su implicación en el caso.

La Oficina del Fiscal General en el distrito oeste de Texas emitió un comunicado este miércoles en el que concretó que a Homero Zamorano (45 años) se le imputa el cargo de tráfico de personas extranjeras con resultado de muerte y que a Christian Martínez (28 años) se le atribuye el cargo de conspirar en transporte ilegal de extranjeros con resultado de muerte.

Un tribunal federal del Distrito de Texas determinará la sentencia para cada uno con base en la legislación estadounidense.

Zamorano, natural de Brownsville (Texas), fue detenido por la Policía de San Antonio (SAPD) el lunes cuando se encontraba tratando de fugarse entre la maleza que rodeaba a la trágica escena en la que se hallaron a los individuos fallecidos o incapacitados.

Un tribunal federal del Distrito de Texas determinará la sentencia para cada uno con base en la legislación estadounidense

Agentes de Investigaciones de Seguridad Nacional (HSI, por sus siglas en inglés) continuaron con las pesquisas posteriormente y comprobaron junto a la patrulla fronteriza del sector de Laredo (Texas) que el hombre arrestado coincidía con las imágenes del conductor del camión obtenidas en las cámaras de videovigilancia.

HSI llegó hasta la pista de Martínez a través de una orden de registro del teléfono móvil de Zamorano, en el que se registraron intercambios de mensajes entre los dos hablando de una operación de tráfico y contrabando de personas.

Además de los arrestos de Zamorano y Martínez, los mexicanos Juan Claudio D’Luna-Méndez (23 años) y Juan Francisco D’Luna-Bilbao (48 años) también fueron privados de libertad por encontrarse en las viviendas que coincidían con el domicilio en el que estaba registrado el remolque del camión donde aparecieron los cadáveres.

Las autoridades chequearon su estatus legal y comprobaron que habían accedido a Estados Unidos de forma irregular y contaban con dos camiones en los cuales se localizaron diversas armas de fuego.

CIFRA EN AUMENTO

El número de migrantes muertos en un camión en San Antonio, Texas, aumentó a 53, informaron este miércoles los servicios de inmigración de Estados Unidos.

Otras 11 personas seguían hospitalizadas en la región, agregaron, sin precisar su estado de salud.

El saldo anterior daba cuenta de 51 muertos, 39 hombres y 12 mujeres.

De ellos, 27 eran de México, 14 de Honduras, siete de Guatemala y dos de El Salvador, dijo Francisco Garduño, director del Instituto Nacional de Migración de México. Se desconoce la nacionalidad de los otros tres.

(Con información de EFE)

Deja un comentario