El magisterio salvadoreño salió a las calles de San Salvador este miércoles, en medio de la conmemoración del Día del Maestro, para reclamar al Ministerio de Educación por un decreto de retiro forzoso para los docentes en edad de jubilación, y para exigir al Gobierno que garantice una pensión digna.

Los maestros del Sindicato de Maestros y Maestras de la Educación Pública de El Salvador (SIMEDUCO) y Bases Magisteriales se concentraron el Parque Cuscatlán, y avanzaron sobre la Alameda Franklin Delano Roosevelt y la Juan Pablo II, hacia la Asamblea Legislativa y el Ministerio de Educación.

La primera estación fue en el portón sur de la Asamblea Legislativa, ubicada en el centro de Gobierno. Ahí fueron recibidos por barricadas y agentes de la Unidad de Mantenimiento del Orden (UMO) de la Policía Nacional Civil (PNC), que les impidieron el paso.

«Este día no es de fiesta», reclamaban los docentes rodeando la barricada, y mostrando sus pancartas. «Nos tienen miedo», gritaba otra maestra.

Los maestros llegaron al portón sur de la Asamblea Legislativa, pero no fueron recibidos por ningún diputado. /Marina Ávalos.
Los maestros llegaron al portón sur de la Asamblea Legislativa, pero no fueron recibidos por ningún diputado.

Los maestros se dirigieron luego al Ministerio de Educación. Desde ahí, el secretario general de SIMEDUCO, Daniel Rodríguez, reclamó por una pensión digna para los maestros y todos los trabajadores, y rechazó una iniciativa de esta cartera de Estado que buscaría cesar a todos los maestros en edad de jubilación.

Según SIMEDUCO, más de 30,000 docentes podrían perder sus trabajos y se enfrentarían a «pensiones de hambre» con esta iniciativa.

«No vamos a permitirle al Ministro de Educación que presente un pliego de retiro obligatorio para docentes que han cumplido la edad de 60 años y más sin que antes haya pensiones justas y dignas, antes de eso le ofrecemos lucha de calle, toma de departamentales, cierre de calles hasta ser escuchados”.

Daniel Rodríguez
Secretario General de SIMEDUCO

Rodríguez también exigió al presidente de la República, Nayib Bukele, que presente la reforma de pensiones que prometió a mediados de septiembre de 2021, la cual no ha sido presentada ante la Asamblea Legislativa.

«María Dolores Paredes, miembro de Bases Magisteriales, exigió por su parte que se tome en cuenta la propuesta de pensiones de esa organización, la cual fue elaborada con apoyo de un actuario. «Proponemos un sistema manejado por los trabajadores, dentro del Sistema Nacional de Pensiones», indicó.

«El pueblo los eligió creyendo que iban a ser responsables en las decisiones, yo no le pido al presidente si no que le exijo porque es mi derecho como trabajadora, él prometió ser responsable con el tema de pensiones y a tres años de haber tomado el cargo de ser presidente no lo ha tomando en serio, sólo va dilatando el tema, yo le exijo como maestra”.

María Dolores Paredes
Miembro de Bases Magisteriales

Francisco Zelada, secretario de SIMEDUCO, aseguró que antes de la última reforma a la Ley del Sistema de Ahorro de Pensiones (SAP), los maestros «recibían pensiones mejores», que oscilaban entre los $450 y $1,000; pero ahora no superan los $240. Por ello, piden que los fondos sean administrados por los trabajadores, no por empresas privadas ni por el Estado.

“La experiencia para nosotros es negativa cuando dejamos nuestros ahorros es manos del Estado o en manos de lo privado, por eso es que nosotros estamos proponiendo un sistema autónomo en donde los trabajadores también participemos. ¿Cómo es eso que nosotros siendo dueños de nuestros ahorros no tengamos participación en la administración de nuestros propios recursos?».

Francisco Zelada
Secretario general de SIMEDUCO.

Entre otras exigencias de los docentes también están la dignificación de los servicios de salud a través del Instituto Salvadoreño de Bienestar Magisterial (ISBM), y el fin de los decretos transitorios para la imposición de docentes.

Al llegar al ISBM, los maestros tampoco fueron recibidos por las autoridades.

Bases Magisteriales y SIMEDUCO llegaron también al Instituto Salvadoreño de Bienestar Magisterial. /Marina Ávalos.
Bases Magisteriales y SIMEDUCO llegaron también al Instituto Salvadoreño de Bienestar Magisterial.

Deja un comentario