La Comisión Hidroeléctrica del Río Lempa (CEL) aseguró que a finales del año comenzará a operar la central conocida como El Chaparral, 14 años después del inicio de su construcción.

El Chaparral fue renombrada por la administración de Nayib Bukele como Central Hidroeléctrica 3 de Febrero”, un proyecto energético que ha estado vinculado a casos de corrupción, paros de obras y sobrecostos para el Estado salvadoreño.

“Ya está en su etapa final. Iniciamos las labores del inicio del embalse en octubre del año pasado, estamos en la última etapa para la puesta en marcha. Prácticamente está terminada”, señaló Daniel Álvarez, presidente de la CEL, en una entrevista del canal estatal.

La construcción de la hidroeléctrica en el municipio San Luis de La Reina, en San Miguel, comenzó en 2008 durante la presidencia de Mauricio Funes, aunque el proyecto se remonta a sus primeros estudios en 1998 durante la administración de Armando Calderón Sol.

El proyecto inició con una inversión de $207.8 millones, pero en 2019 la CEL aseguró que el costo se triplicó y superaría los $759 millones, y que incluso no se tenían todos los terrenos para realizar las descargas.

Álvarez destacó que la nueva administración de CEL concluyó en “tiempo récord” el proyecto, a pesar de la pandemia del covid-19 y las complicaciones en la cadena de suministro para importar las piezas de la central.

«Esperamos que con estas lluvias (el inicio del invierno) terminemos de llenar los embalses y hacer los trabajos de hidromecánica, ya poder estar generando (energía) a finales de este año”.

Daniel Álvarez
Presidente de la CEL

El titular de la empresa pública aseguró que, si la operación de la central no se hubiese demorado, el precio de la energía eléctrica “no se hubiera encarecido” ante coyunturas como la actual por el incremento a nivel internacional del crudo. Además, aseguró que genera costos porque CEL ha tenido que pagar el préstamo para el proyecto con fondos propios.

La hidroeléctrica se construye con fondos públicos, más financiamiento del Banco Centroamericano de Integración Económica (BCIE).

“Se han pagado préstamos por la construcción de esta planta que ya tendría que estar funcionando para pagar esos préstamos, y se tienen que pagar de los ingresos normales de la CEL. Tenemos ese cálculo, son alrededor de $200 millones los que hubiese producido la planta”, sumó Álvarez.

Una vez inicie la operación de la hidroeléctrica se sumará a la matriz de generación 67 megavatios (MW), y la quinta central bajo la administración pública en El Salvador después de Guajoyo, Cerrón Grande, 5 de Noviembre y 15 de Septiembre.

La CEL aseguró que ha invertido $55 millones en mejoras de las centrales hidroeléctricas desde 2019.

Deja un comentario