Un joven periodista murió en Honduras el domingo, días después de haber sido herido de bala, siendo el cuarto comunicador asesinado en lo que va del año y el número 97 desde 2001, denunció una organización defensora de la libertad de expresión.

La directora ejecutiva del Comité por la Libertad de Expresión (C-Libre), Amada Ponce, dijo que el camarógrafo «Ricardo Alcides Ávila, de 25 años, murió» en un hospital de Tegucigalpa, luego de ser baleado en la cabeza el miércoles por desconocidos en el sur del país.

Ávila, quien laboraba en el canal Metro TV, falleció la mañana de este domingo tras debatirse entre la vida y la muerte durante tres días. Había sido herido durante un asalto, recordó el diario El Heraldo.

Según el informe policial, Ávila conducía su motocicleta hacia su trabajo el pasado jueves 26 de mayo, cuando a eso de las 5:00 de la mañana fue interceptado por sujetos armados que lo despojaron de sus pertenencias y le dispararon, dejándolo gravemente herido en una de las calles del municipio de Marcovia, Choluteca.

La Comisionada Nacional de los Derechos Humanos, Blanca Izaguirre, condenó el asesinato del reportero, la cuarta persona vinculada a medios de comunicación que pierde la vida violentamente en lo que va del año.

«Fundamentados en nuestro mandato constitucional, instamos al Estado hondureño a través de las instituciones encargadas de hacer cumplir la ley, a actuar con diligencia, en la investigación, identificación, enjuiciamiento y sanción a los responsables de este tipo de delitos”, dijo Izaguirre.

Deja un comentario