Este día el Tribunal Quinto de Sentencia, de San Salvador, encontró culpables del delito de homicidio agravado en segundo juicio por el mismo hecho a la pareja de hermanos José Francisco y Wendy Merlin, ambos de apellidos González Vanegas en perjuicio del ciudadano taiwanés Hsieh-Ta Liu, este viernes.

Wendy Merlin fue condenada a 30 años por homicidio agravado y cinco años más por fraude procesal, para totalizar 35 años de prisión, mientras que José Francisco fue sentenciado a 20 años por homicidio agravado y cinco años más por fraude procesar para sumar 25 años de cárcel.

Los hechos juzgados a los hermanos González Vanegas ocurrieron al interior de una residencia de la colonia La Cima al sur de San Salvador, el 3 de enero de 2019.

El 18 de noviembre de 2021, el Tribunal Sexto de Sentencia de San Salvador los condenó a la pena de 15 años de prisión por los delitos de privación de libertad y fraude procesal; tras considerar que eran los ilícitos que más se adecuaban a los hechos, ya que a dos años de los hechos el cadáver del asiático no había sido localizado.

Sin embargo, la representación fiscal no estuvo de acuerdo y acudió a un tribunal superior para apelar el fallo; una de las Cámara le dio la razón, y ordenó que se repitiera la vista pública en otro tribunal.

Fue así, como el 6 mayo el Tribunal Quinto de Sentencia instaló el segundo juicio y 21 días después, el juez dio a conocer el fallo condenatorio.

El juez Quinto de Sentencia fundamentó su fallo en testigos y en prueba científica como vídeos que fueron grabados cuando los imputados echaban el cadáver al baúl del vehículo del extranjero para luego deshacerse de sus restos.

Con la sana crítica y la lógica, el juez estableció la participación con prueba científica y sin el cadáver, que los procesados habían matado al extranjero, afirmó la Fiscalía.

Wendy Merlin González Vanegas era la compañera de vida del extranjero y el día de los hechos, los tres incluyendo a la víctima había ingerido licor y luego de una discusión al calor de los tragos, los hermanos la emprendieron contra el extranjero con cuchillos hasta quitarle la vida al extranjero.

El asiático era el representante legal de una maquila que funcionaba en una zona franca de San Marcos.

Deja un comentario