Pese a los esfuerzos del Estado colombiano por la consolidación de paz en el territorio y el cese al fuego, en los últimos meses se ha evidencia un aumento de hostilidades en algunas regiones. Por ese recrudecimiento de los actos violentos y de inseguridad, el Departamento de Estado de Estados Unidos advirtió a sus ciudadanos sobre los posibles riesgos de viajar a Colombia. Incluso, entre el documento que se encuentra en la página oficial de la institución, pidió “reconsiderar planes de viaje”.

En lo mencionado por la institución advierten a sus connacionales sobre la seguridad bajo el argumento de que los diferentes grupos y estructuras al margen de la ley se encuentran activos y continúan ejecutando crímenes en el país.

“El Ejército de Liberación Nacional (ELN), las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia – Ejército del Pueblo (FARC-EP), las organizaciones terroristas Segunda Marquetalia, así como el Clan del Golfo y otras organizaciones criminales, continúan operando y realizando atentados en Colombia”, se lee en el documento del Departamento.

Sobre las formas de actuar de los grupos mencionados anteriormente, el Gobierno de los Estados Unidos asegura que no tienen límite de dónde o cuándo ejecutan los actos terroristas, sino que estos pueden darse en varios espacios públicos y de forma sorpresiva, tales como: “Terminales de transporte, mercados o centros comerciales, instalaciones del gobierno local, estaciones de policía, instalaciones militares, hoteles, clubes, restaurantes, aeropuertos y otras áreas públicas”.

Este no sería el único inconveniente que tendrían los viajeros estadounidenses, sino que el Departamento de Estado menciona que las constantes protestas sociales pueden ser un problema para los planes en territorio, debido a que se dan bloqueos, afectan la movilidad y algunas, pueden terminar en enfrentamientos violentos.

“Las protestas pueden cerrar carreteras y autopistas, a menudo sin previo aviso o plazos estimados de reapertura. Los cierres de carreteras pueden reducir significativamente el acceso al transporte público y pueden interrumpir los viajes dentro y entre ciudades. Las protestas pueden volverse violentas y pueden resultar en muertes y lesiones”, se lee entre las recomendaciones.

Además, dan el nombre de dos regiones que están completamente restringidas para los ciudadanos del país norteamericano debido a los problemas de seguridad que reportan: Arauca y Norte de Santander. La última región, no solo por la falta de garantías en Colombia, sino por el riesgo que puede traer si se acercan a la frontera con Venezuela, ya que consideran que el régimen de Nicolás Maduro puede tomar represarías como lo ha hecho con otros estadounidenses que pasaron al país vecino fueron procesados y “acusados de terrorismo y otros delitos graves y detenidos durante largos períodos”.

“El gobierno de los Estados Unidos tiene una capacidad limitada para brindar servicios de emergencia a los ciudadanos, ya que los viajes del personal del gobierno a estas áreas están severamente restringidos debido a problemas de seguridad”, advierten en la misiva y recuerdan que en el caso de los funcionarios del Estado tiene completamente prohibido estar en estas zonas de Colombia.

Pese a que este llamado, ahora es con mayor contundencia, desde el 2022 el Gobierno del país norteamericano ha venido recomendando a sus ciudadanos no viajar al país o tener muchas precauciones al hacerlo, por ejemplo, en abril del año pasado se declaró a Colombia en el nivel 3 de su escalafón, eso quiere decir que se piense en “reconsidere el viaje”.

En ese momento las alertas eran las mismas, riesgo de delincuencia común, terrorismo, disturbios y se le sumaba los picos de covid-19 que tuvo el país, cuando la pandemia todavía era una amenaza para la salud pública. Además, aparte de Arauca Norte de Santander, incluían el departamento del Cauca como zona donde no se recomendaba viajar.

Deja un comentario