La tecnología blockchain puede ayudar a combatir la corrupción al proporcionar identidades digitales a los gobiernos y a las personas. Esto permite que las personas verifiquen fácilmente la identidad de una persona o empresa al realizar transacciones como pagar impuestos o solicitar un préstamo.

También se puede utilizar para la identificación de los ciudadanos al contactar con las autoridades o participar en un servicio público como en salud o educación. Tener una identidad digital universal podría reducir en gran medida el riesgo de corrupción gubernamental y las personas pueden usarla para luchar contra la corrupción por su propia cuenta.

Además, la cadena de bloques se está utilizando para crear nuevos servicios para abordar problemas existentes. Por ejemplo, actualmente se utiliza para rastrear productos alimenticios desde la granja hasta la mesa, de manera similar a lo que hacen las cadenas de suministro para los productos básicos. De esta forma, los consumidores saben de dónde provienen sus alimentos y cómo se produjeron.

Hacerlo les permite a los consumidores saber exactamente de dónde provienen sus alimentos y cómo se produjeron, lo que debería promover prácticas ambientalmente conscientes entre agricultores y productores.

La cadena de bloques está ganando la atención general gracias a su potencial en las principales industrias, como la banca, las finanzas, el derecho y la atención médica. Actualmente, muchas organizaciones están experimentando cómo se puede aplicar esta tecnología para resolver los principales problemas globales, como la corrupción y el robo de identidad.

¿Se pueden usar contratos inteligentes para brindar transparencia?

Jordi Baylina, Technical Lead en Polygon -la plataforma de escalabilidad Ethereum descentralizada que permite a los desarrolladores crear dApps escalables y fáciles de usar con tarifas de transacción bajas sin sacrificar la seguridad-, brinda una visión clara con ejemplos prácticos.

“Imaginémonos un concurso público, donde se pueden presentar varias compañías con distintas propuestas y direcciones.  Ahora, en toda la evaluación de este concurso público… ¿Quién evalúa qué?”, se pregunta Baylina. Y explica: “Te tienes que fiar de una persona, o de las instituciones que harán las cosas con buen criterio, que habrá unos técnicos idóneos que harán análisis ecuánimes o habrá una votación y que todo esto se hace con un sistema, un método. Confiamos en que haya una entidad central de confianza que haga las cosas bien”

¿Pero qué pasa cuando esta entidad no hace las cosas bien? Según Baylina, “Dejamos de fiarnos y es cuando el sistema deja de funcionar. Pues en blockchain muchos de estos procedimientos, se pueden hacer sin necesidad de esta entidad central. Pueden hacerse transacciones hechas por individuos muy concretos, con actividades trazables y puedes ver a posteriori exactamente lo que pasó, son procesos absolutamente transparentes”. 

“Voy a poner un ejemplo: lo que pasa con los sistemas de votación en algunos países que han tenido problemas serios de  confianza en el  sistema de autoridad central: Venezuela y Estados Unidos”, prosigue Baylina.

Y añade: “¿Venezuela es un país democrático? ¿sí o no? Si se fían de la autoridad central, y si se han hecho las cosas bien, seguramente lo es, si no se fían ahí hay un problema. Es exactamente lo que pasó en Estados Unidos cuando ocurrió las últimas elecciones presidenciales, la mitad del país pensaba que había una autoridad central que había hecho trampa. 

Pues esto con un sistema de blockchain y un sistema de registros, se puede mejorar y hacer que el sistema no sea corruptible”. 

“La tecnología blockchain se conoce mucho por las criptomonedas, pero va mucho más allá: realmente el valor que añade es la no necesidad de una autoridad central. En el caso de las monedas no se necesita un banco central, porque la blockchain ya te lo garantiza matemáticamente, con un sistema de protocolo bajo un algoritmo de consenso. Cualquier sistema que necesite una autoridad central de confianza, en principio podría ser sustituida con una tecnología blockchain, estamos hablando de sistemas de gobernanza, sistemas de registro y trazabilidad”, especifica el referente de Polygon.

Desde Koibanx -compañía líder en tokenización financiera utilizando tecnología blockchain-, el General Counsel Tulio Núñez, sostiene que “la tecnología blockchain y demás aplicaciones relacionadas ofrecen una gran ventana de oportunidad para establecer herramientas de seguimiento, control y verificación de prácticamente cualquier proceso en el que se encuentre involucrado el sector público”. 

“Justamente, por sus características intrínsecas, esta tecnología resuelve problemas eminentemente de confianza, ya que la inmutabilidad y trazabilidad de la información que queda asentada en la blockchain la convierten en una excelente herramienta para almacenar información histórica. Hay varios ejemplos en los que se contribuiría a mitigar la corrupción, como es el caso de los procesos licitatorios o de contrataciones públicas, en la generación y gestión del presupuesto público, en procesos electorales, en la gestión de registros públicos, en la planificación y ejecución de políticas públicas, entre otros”, detalla.

Por otra parte, hace una aclaración: “Estos conceptos de seguridad e inmutabilidad están muy relacionados a dos variables: el nivel de descentralización que tenga el protocolo y si es público. Si estas dos variables se cumplen, el nivel de inmutabilidad y seguridad estará más garantizado”.

Contratos inteligentes

Desde BAG -compañía de tecnología blockchain que ofrece herramientas diseñadas especialmente para el arte y la cultura-, Martín González, CEO & co-fundador, explica qué es un contrato inteligente: “Es un software que se ejecuta automáticamente cuando alguna de las partes cumple o incumple alguna cláusula de este. Es determinante por lo que no requiere interpretación, no requiere de un tercero de confianza. Esto hace que no requiera de un supervisor. Al estar desplegado en blockchain ese software es inmutable. Todo esto hace que una vez aceptadas las reglas del contrato inteligente no hay forma de volver atrás y no está sujeto a subjetividades. Sin dudas es sinónimo de transparencia, es un proceso automatizado”.

Algunos países están comenzando a utilizar algunas herramientas de tecnología blockchain. En este sentido, González expresa que aún es muy temprano y la adopción es menor. “Habrá reticencias lógicas para incorporar tecnologías que transparenten procesos que históricamente fueron más oscuros, pero dependerá si se transforma en una demanda social o no”, puntualiza.

Después agrega: “Creo que hay algo de interés genuino debido a la ignorancia y al desconocimiento de nuevas tecnologías por parte de la élite política pero mayoritariamente entiendo que responde a cuestiones de marketing e imagen”.

Según Ramiro Raposo, Country Manager de Bitwage -la plataforma pionera en pago de honorarios en criptomonedas más elegida por los trabajadores, freelancers y exportadores de servicios- en Argentina, la tecnología blockchain “brinda transparencia y descentralización”.

No todas las blockchain son iguales

Santos Barrrio, CEO y co-fundador de Let´sBit -una de las crypto-exchange más importantes de LatAm enfocada en ofrecer servicios financieros de calidad-, remarca:No todas las blockchain son iguales. Su seguridad e inmutabilidad dependen estrictamente del algoritmo de consenso que utilicen, de la descentralización real que posean y el hash-rate total de la red. Las únicas cadenas que hoy pueden ser considerados totalmente descentralizadas e inmutables son Bitcoin y Ethereum. Otras cadenas si bien son tecnicamentes blockchains, en la pratica se encuentran controladas por pequeños grupos de nodos, generalmente vinculadas a única compañía o fundación”.

Raposo de Bitwage, igualmente aclara que no todas las blockchain son iguales “Esta tecnología es muy eficiente, no puede ser modificada, por lo menos si hablamos en términos de Bitcoin. Con otras blockchains lo que se ha visto son vulnerabilidades al mover fondos de una blockchain a otra”.

Opiniones sobre FTX

Tras la crisis que generó la caída del exchange FTX, tanto desde Let´s Bit como desde Koibanx, comparten su visión sobre el tema coyuntural que hizo temblar al ámbito crypto y blockchain.

Santos Barrio, de Let´s Bit, subraya: “Desde nuestros inicios como industria buscamos ser una alternativa más transparente y segura al sistema financiero tradicional. Es prioritario que recuperemos la confianza de los usuarios a través de prácticas que brinden mayor transparencia de lo sucede puertas adentro de un exchange o wallet”.

“Las pruebas de fondos son un mecanismo interesante para mostrar la solidez financiera de un Exchange siempre y cuando estén bien construidas. En los últimos días hemos visto muchas pruebas que simplemente consisten en documentos firmados por el CEO de la compañía declarando que tienen todos los fondos en custodial. No dudo de la buena intención de estos documentos, pero si queremos avanzar como industria tenemos que apuntar a pruebas verificables por usuarios”, añade.

“En Let’sBit estamos analizando la mejor forma de hacer una prueba de reservas, creemos que como mínimo debe contener las direcciones de las billteras de fondos on-chain (para que los usuarios puedan trackear el caminio de los fondos), subir o hashear el documento en una blockchain pública para evitar adulteraciones futuras y trabajar con auditores reconocidos para los fondos en custodia centralizada”, agrega. 

Por otra parte, Leo Elduayén, CEO de Koibanx reflexiona: “El mundo cripto va a terminar con dos opciones: por un lado, estarán los exchanges descentralizados, las wallets non custodials y las soluciones DeFi (finanzas descentralizadas), donde hay un usuario conocedor que tiene un total control. Y por otro, estarán los usuarios masivos que optarán por recurrir a instituciones financieras reguladas quiénes integrarán a las cripto y contarán con el respaldo del regulador. Y, aunque parezca mentira, será este sector el que va a terminar generando el espacio para la adopción masiva de cripto”.

Finalmente, es tajante al señalar: “No podemos tener más exchanges como FTX o Celsius, centralizados, no regulados, con malas prácticas donde la gente les entrega el control, les da su dinero y ellos hacen lo que quieren sin ningún tipo de regulación”.

Deja un comentario