A través de su Programa de Ayuda Humanitaria, FUSAL llevó a cabo tres talleres con beneficiarios con el objetivo de fortalecer a instituciones, asociaciones, comunidades y prestadores de servicio de salud comunitarios, en aspectos relacionados a rendición de cuentas, procesos y procedimientos internos, para contribuir a que los servicios que los beneficiarios prestan sigan las mejores prácticas de la industria y buscando la sostenibilidad económica. En los talleres participaron en total 55 organizaciones sociales de diferentes tamaños y con diferentes enfoques de atención. 

De acuerdo a la fundación, dentro de los principales retos de estas organizaciones beneficiarias está la mejora continua de sus procedimientos, principalmente en el área administrativa y de gestión para que puedan optimizar la utilización de sus recursos y así seguir brindando servicios de alta calidad bajo un esquema de costos sostenible en el tiempo. 

“En los talleres desarrollamos áreas claves de gestión de los donativos, rendición de cuenta para donantes y alinear expectativas en aspectos tales como reportes a donantes, medición de impacto, identificación de historias de éxito, entre otros “, comentó Marcela Magaña, Jefe del Programa de Ayuda Humanitaria. Durante los talleres se contó con la participación de representantes de Fundación Poma y la Salvadoran American Humanitarian Foundation (SAHF), quienes apoyan al Programa de Ayuda Humanitaria de FUSAL. 

Los temas brindados en los talleres se eligieron con base a las visitas, entrevistas y mediante la profundización del conocimiento de sus oportunidades de mejora y los retos que enfrentan las instituciones en un contexto post COVID-19. 

Entre las organizaciones participantes se encontraron los Camilleros Voluntarios de El Salvador, quienes son beneficiarios de FUSAL desde 2001. De acuerdo a Giovanni Hernández, Jefe Operativo de Camilleros Voluntarios de El Salvador, “Conocer la importancia que tiene llevar a los ojos de los donantes el impacto de nuestro trabajo, el tipo de ayuda que se brinda y los beneficios que recibe la población con los donativos e insumos para poder continuar con nuestra labor”. 

“Nos han explicado esos detalles que a veces nosotros no los tenemos presente porque no sabemos cómo informar, tanto a nuestros beneficiarios como a nuestros donantes, pero estos talleres a nosotros nos benefician a mejorar muchas técnicas tanto en el aprendizaje, documentación, reglas y políticas de cada institución” mencionó Ana Medrano Zelaya, Presidente de la Fundación La Esperanza de Una Mirada de Amor, organización que desarrolla proyectos de capacitación en emprendedurismo, jornadas de salud y programas educativos para prevenir la desintegración familiar a causa de la violencia en distintas comunidades del país.

El Programa de Ayuda Humanitaria de FUSAL canaliza intervenciones bajo tres pilares: abastecimiento de medicamentos e insumos médicos a prestadores de servicios de salud; promoción de vidas saludables y búsqueda de bienestar; y respuesta a crisis humanitarias.

 “En lo que va del año, el Programa de Ayuda Humanitaria de FUSAL ha distribuido más de $7.4 millones en donativos, de los cuales el 70% son medicamentos en insumos médicos, a 146 organizaciones sociales mejorando así su capacidad de respuesta a las poblaciones más vulnerables de El Salvador” compartió Karla Segovia, Directora Ejecutiva de FUSAL. 

Programa de Ayuda Humanitaria

El Programa de Ayuda Humanitaria de FUSAL tiene por objetivo contribuir a la mejora del acceso a la salud equitativa y oportuna de parte de las poblaciones más vulnerables de nuestro país. Para lograrlo, trabaja de la mano con organizaciones beneficiarias, dentro de ellas, prestadores de servicios de salud y clínicas asistenciales, quienes atienden a salvadoreños no cubiertos por establecimientos del seguro social o para quienes la cobertura de la red de salud pública es insuficiente y sus recursos económicos no les permiten procurarse atenciones en el sector privado. 

Ante situaciones de emergencia y catástrofes, FUSAL se activa para gestionar y distribuir artículos de primera necesidad a aquellos municipios y comunidades más afectados. Esta respuesta se lleva a cabo a través de la gestión con donantes internacionales y nacionales para la solicitud de donativos y la coordinación con autoridades locales, alcaldías y líderes comunitarios.

En ese sentido, FUSAL busca el fortalecimiento del alcance de los servicios de las instituciones, proveyéndoles medicamentos e insumos médicos de calidad, así como otros bienes para atender las distintas necesidades de las poblaciones que atienden.

Deja un comentario