El momento de la ausencia del mandatario chino, solo unas semanas antes de la convocatoria de un congreso clave del partido que se celebra una vez cada cinco años, proporcionó agua para la fábrica de especulaciones.

El presidente chino, Xi Jinping, reapareció el martes en la televisión estatal después de una ausencia de varios días de la vista pública que provocó rumores sobre la fortuna política del líder de 69 años.

Se mostró a Xi visitando una exhibición en la Sala de Exposiciones de Beijing sobre el tema “Avanzando hacia la nueva era”.

Acompañado por el primer ministro Li Keqiang y otros importantes líderes, Xi, quien también es jefe del gobernante Partido Comunista y del Ejército Popular de Liberación, vio algunas de las exhibiciones y comentó sobre el progreso económico de China durante la última década.

La visita fue la primera aparición de Xi en televisión desde que regresó de una cumbre regional en Uzbekistán el fin de semana pasado.

Según las regulaciones de la pandemia china, tendría que permanecer en cuarentena durante una semana después de regresar.

El sistema opaco de China con frecuencia da lugar a rumores de luchas políticas internas o intentos de golpe de estado, a pesar de la naturaleza estable del estado autoritario de vigilancia que reprime implacablemente cualquier signo de disidencia. Xi es ampliamente considerado el líder más poderoso de China en décadas, no tiene rivales activos conocidos y ha eliminado los límites de mandato constitucionales, lo que le permite gobernar de por vida si así lo desea.

No es raro que los líderes chinos desaparezcan durante días o incluso semanas, por ejemplo, para asistir a reuniones políticas informales que se celebran en el balneario de Beidaihe cada verano.

IMAGEN DE ARCHIVO. La visita fue la primera aparición de Xi en televisión desde que regresó de una cumbre regional en Uzbekistán (REUTERS/Florence Lo)IMAGEN DE ARCHIVO. La visita fue la primera aparición de Xi en televisión desde que regresó de una cumbre regional en Uzbekistán (REUTERS/Florence Lo)

Sin embargo, el momento de la ausencia de Xi, solo unas semanas antes de la convocatoria de un congreso clave del partido que se celebra una vez cada cinco años, proporcionó agua para la fábrica de rumores. Se espera que Xi reciba un tercer mandato de cinco años como líder del partido en el congreso que comienza el 16 de octubre, en una ruptura con la tradición reciente que limitaba a los líderes a dos mandatos.

El experto en política china Kerry Brown dijo que era muy escéptico de que hubiera algo más que leer sobre la breve ausencia de Xi.

“Supongo que si hubiera una profunda insatisfacción con el liderazgo de Xi en la élite… habríamos visto al menos un poco de evidencia”, dijo Brown, profesor de Estudios Chinos y director del Instituto Lau China en el King’s College de Londres. “Y no creo que hayamos visto mucha evidencia de eso”.

El partido es intrínsecamente reacio al riesgo, y cualquier persona o grupo que busque llevar a cabo una acción tan radical tendría muchas dificultades para atacar un edificio que se ha construido casi en su totalidad alrededor de Xi, dijo Brown.

Los rumores de golpes de estado y luchas internas no son inusuales antes de fechas políticas delicadas, pero el Ejército Popular de Liberación, el ala militar del partido, ha sido disciplinado por una amplia campaña anticorrupción.

“Creo que es una ilusión tal vez en Hong Kong y en otros lugares”, dijo. “No me parecería muy creíble”.

(Con información de AP)

Deja un comentario