Saraí Martínez Argueta tenía 21 años de edad cuando tres pandilleros llegaron a su casa y sin mediar palabras la acribillaron hasta quitarle la vida. Esto sucedió la noche del 22 de septiembre de 2017, en la lotificación Santa Cristina del cantón Nuevo Edén, en San Luis Talpa, departamento de La Paz.

La joven estaba cuidando a su hijo, de 1 año, frente a quien la mataron. Testigos identificaron a los homicidas, entre ellos a José David Hernández Merino, perfilado como miembro de la Mara Salvatrucha.

El Tribunal 1° de Sentencia de Zacatecoluca realizó la vista pública contra Hernández a quien encontró culpable, por lo cual le impuso una pena de 20 años de cárcel y el pago de 1 mil dólares en concepto de responsabilidad civil.

Las pruebas contundentes fueron los testimonios de testigos protegidos quienes fueron coincidentes en sus dichos y con la relación circunstancial de los hechos presentados por la Fiscalía.

Deja un comentario