Entre los años 2017 y 2018, una estructura terrorista que operaba en Ahuachapán cometió diversos delitos. Algunos de sus miembros fueron capturados y acusados de al menos 11 homicidios ocurridos en ese departamento y agrupaciones ilícitas.

Entre los crímenes que se lograron resolver con estas detenciones se encuentra el del agricultor José Adonay Alvarado Méndez, quien fue asesinado el 16 de junio de 2017, en el cantón Llano de la Laguna, de Ahuachapán, cuando regresaba de la ciudad de comprar abono para aplicarlo a su milpa. También esclarecieron los asesinatos de Amílcar Antonio Cortez Moreno, asesinado el 8 de agosto de 2017, y el de Miguel Antonio García Pineda, el 23 de abril de 2018. Estos dos últimos ocurrieron en el cantón El Roble, del mismo departamento. Otros crímenes fueron el de Manuel de Jesús González Nicia y Josué Samuel Arévalo Méndez.

En todos esos asesinatos participó Óscar Ovidio Velásquez Salvin, de 26 años, así como también en la proposición y conspiración en el homicidio agravado de Roberto Carlos Cruz Sagastume. Por ello, el Juzgado Especializado de Sentencia de Santa Ana lo declaró responsable penalmente de cinco homicidios, un caso de proposición y conspiración en el delito de homicidio agravado y agrupaciones ilícitas, imponiéndole una pena de 118 años de prisión.

Otros condenados son Héctor Osmildo Borja Magaña, de 22 años, que fue condenado a 84 años de cárcel luego de que se comprobara que participó en cuatro asesinatos; Mauricio Manacex Guevara Clemente, de 38 años, deberá purgar una pena de 24 años de cárcel; José Benjamín Cabrera Galicia y Mauricio Alonso Borja Sánchez tendrán que permanecer 34 años en prisión cada uno.

A todos ellos se les comprobó que participaron al menos en uno de los múltiples asesinatos. Todos eran imputados pendientes de procesar, de un grupo terrorista, del cual el resto de sus miembros ya se encuentra purgando diversas penas por estos hechos

Deja un comentario