Perú reforzó su vigilancia en aeropuertos, puertos y pasos fronterizos después de detectar un primer caso sospechoso de viruela del mono, enfermedad que sigue incrementando en distintos países y amenaza con extenderse en Latinoamérica.

Según informa el periódico La República, de Perú, este primer caso sospechoso se trata de un adulto mayor de 70 años que habría viajado a Ecuador, donde posiblemente habría contraído el virus.

Sin embargo, sus familiares niegan contagio y aseguran estar siendo víctimas de discriminación por parte del personal del hospital Santa Rosa, ubicado en Piura.

«Lo primero es estar alerta con la identificación de los casos y sobre todo la información de las personas que vienen de otros lugares, principalmente de las zonas donde hay casos o de zonas endémicas de África», dijo a la prensa el director de Vigilancia en Salud Pública de Perú, César Munayco.

Munayco indicó que los pasajeros extranjeros provenientes de países como España, Canadá, Estados Unidos, Argentina, zonas endémicas de África, entre otras naciones con casos confirmados, «deberán llenar una ficha con el objetivo de que el ministerio pueda realizar el seguimiento respectivo».

El especialista explicó que generalmente «los casos llegan en periódico de incubación, es decir, pueden llegar sin síntomas y recién cuando entran al país puedan presentarlos».

Perú emitió una alerta epidemiológica el 20 de mayo en los centros de salud públicos y privados de todo el país con el fin de que identifiquen, notifiquen e investiguen posibles casos importados de viruela del mono.

Se trata de una enfermedad infecciosa causada por un virus transmitido a los humanos por animales infectados. La transmisión de persona a persona es posible, pero se considera poco común.

La enfermedad se identificó por primera vez en humanos en 1970 en la República Democrática del Congo, actualmente es considerada endémica en una docena de países africanos.

Su aparición en países no endémicos preocupa a los expertos. Hasta el momento los casos confirmados en regiones no endémicas son generalmente benignos y no se han reportado muertes.

Deja un comentario