La población interesada en irse de sus naciones de origen subió en El Salvador, Guatemala, Honduras y México en 2021, de acuerdo al Barómetro de las Américas que realizó encuestas en dichos países cuyos datos fueron presentados en la investigación “Cultura política de la democracia en El Salvador y en las Américas 2021”.

La pregunta realizada en la entrevista fue: ¿tiene usted intenciones de irse a vivir o a trabajar a otro país en los próximos tres años? La proporción de salvadoreños que respondieron afirmativamente subió de 26 % en 2018 a 32 % en 2021. Sin embargo, la intención de migrar de los salvadoreños no alcanzó el nivel de 2016, de 36 %.

En Honduras, esta población es más de mitad: un 54 % de los hondureños revela que tiene el interés de emigrar y en Guatemala lo hace el 36 % de la población. El 26 % de los mexicanos están en esa misma condición.

La investigación señala que Guatemala, Honduras y México tuvieron el mayor aumento de la historia el Barómetro de las Américas de quienes tienen la intención de irse de sus países.

Es decir, mientras en El Salvador el aumento de la población que pretende irse es 3 puntos de 2004 a 2021 (de 29 a 32 %), en Guatemala el aumento es 21 puntos y, en Honduras, 30 puntos. En México, la población con este interés aumentó 10 puntos.


Las causas de la migración siguen siendo económicas en la región. Marlen Piñeiro, agregada regional del Departamento de Seguridad Nacional de los Estados Unidos (DHS, por sus siglas en inglés), la mayoría de las personas que cruzan por la frontera estadounidense migran por razones económicas y reunificación familiar, aunque también mencionó que también se presentan razones de violencia y miedo.

Piñeiro reiteró que Estados Unidos mantiene las puertas cerradas a la migración irregular y advirtió que la mayoría de solicitudes de asilo serán rechazadas. «Mientras más seguros se ponen los países, menos todavía razón hay para una persona aplicar por asilo», advirtió.

Yo estoy bien clara que eso se ha repetido muchas veces y lo escuchan pero es la realidad, la realidad sigue siendo que los coyotes y los traficantes siguen robándole el dinero a los migrantes. Hay una percepción que las personas llegan a Estados Unidos y por el momento le dan pasada y la dejan entrar, al final del día, esas mismas personas son retornadas a sus países, porque la realidad es que la mayoría de los casos son negados en las cortes. –Marlen Piñeiro, agregada regional del DHS.

La funcionaria estadounidense reiteró que la frontera sur de los Estados Unidos se está reforzando ante el fin del Título 42 el próximo 23 de mayo. Destacó que el Título 8 seguirá aplicándose. «Al final esa ley requiere que todo el mundo sea deportado, el mensaje para todo el mundo es hagan raíces en sus países, tienen mucho que pueden apoyar, en vez de entregarles tanto dinero a los coyotes, sus hijos solo quieren estar con su familia y ellos no quieren estar pasando hambre, serpientes y todo lo que hay en el trayecto, hay historias muy tristes, sabemos que hay personas que son violados, no es bueno para un padre poner a sus hijos en ese riesgo. Quédense en sus casas y hagan sus vidas ahí», enfatizó Piñeiro.

De octubre de 2021 a marzo de 2022, han sido detenidos 49,682 salvadoreños en la frontera sur estadounidense de acuerdo a la Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza (CBP). Un total de 20,265 detenciones se deben al Título 8 –la falta de permisos migratorio para ingresar a EE.UU.– y 29,417 detenciones se deben al Título 42, por medio del cual los salvadoreños pueden ser expulsados inmediatamente por la pandemia covid-19 como una medida sanitaria. Durante el mismo periodo, DHS reporta 3,000 personas deportadas en vuelos; no detalló cuántos son pandilleros.

En Honduras, las detenciones de migrantes han aumentado de 99,455 a 102,259, un 2.8 %. Mientras, en Guatemala, las detenciones de migrantes en la frontera sur han aumentado de 98,420 a 114,264, es decir, un 16.1 %, en el mismo periodo según datos de la CBP.

Deja un comentario