El ministro de Justicia y Seguridad Pública, Gustavo Villatoro, confirmó este lunes (08.05.2022) que al menos 11 personas han muerto en manos de agentes del Estado durante el régimen de excepción, que ya suma 26,700 capturas en casi dos meses.

Villatoro aseguró durante la entrevista Frente a Frente, de Telecorporación Salvadoreña (TCS), que hay «entre 10 u 11 eventos de letalidades», un dato que calificó de «positivo» dada la cantidad de capturas ejecutadas desde el 26 de marzo, un día antes que iniciara formalmente el régimen de excepción.

«Hay entre 10 u 11 eventos de letalidades contra 26,755 detenciones, y esto habla habla muy bien del profesionalismo de las fuerzas del orden, que han sido respetuosas de los derechos humanos, pero sobre todo profesionales».

Gustavo Villatoro
Ministro de Seguridad

El funcionario no detalló quiénes han sido las personas fallecidas, si se trataba de pandilleros, o si murieron durante enfrentamientos con las autoridades o en custodia de Centros Penales.

Lo que sí indicó es que es una cantidad «mínima» de fallecidos en comparación a las 26,755 capturas hechas por la Policía Nacional Civil (PNC) y las Fuerzas Armadas de El Salvador hasta la fecha.

«Nadie quiere destacar que, a pesar de esta gran cantidad de capturas, las letalidades son mínimas. Y nosotros portamos armas de grueso calibre, estamos equipados», resaltó Villatoro.

El régimen de excepción fue aprobado por la Asamblea Legislativa, luego que en tres días se contabilizaran 87 asesinatos, 62 en un solo día, el más sangriento en toda la historia del país.

Como consecuencia, el Gobierno suspendió las libertades civiles y avala las capturas sin orden judicial, restringe la libertad de asociación, el derecho a la defensa, amplía el plazo de las detenciones mientras se investiga por hasta 15 días y faculta a las autoridades a intervenir las comunicaciones.

Ciudadanos y organizaciones sociales denuncian que el régimen de excepción también ha desencadenado una ola de atropellos a derechos humanos por parte de policías y militares, sobre todo, detenciones arbitrarias.


Muertes en custodia del Estado.

Hasta ahora, se conocía de la muerte de al menos siete reos en el Centro Penal de Izalco, donde están siendo trasladados los detenidos durante el régimen de excepción, a la espera de investigaciones de la Fiscalía General de la República (FGR).

En ese mismo penal, se conoció la muerte de José Misael Oliva Abarca, de 27 años, el séptimo reo asesinado en el transcurso de un mes. También están Luis Fernando Ramírez Mejía, de 23 años, del cantón Ojo de Agua de Usulután; José Jeremías Deleón Escamilla, de 39 años, originario de San Martín; Walter Vladimir Sandoval Peñate, de 32 años, y Mauricio Alberto Flores Sorto, de 37 años, de Ciudad Delgado; y Elvis Josué Sánchez Rivera, de 19 años, un jóven músico de Zacatecoluca, La Paz.

Sobre Josué Sánchez, dos expertos forenses internacionales certificaron que su muerte se dio en circunstancias sospechosas, debido a la falta de una autopsia de las autoridades salvadoreñas.

Deja un comentario