26 octubre, 2020

Um er-Rasas, una de las ciudades más religiosas del mundo

Existieron estilistas que fueron parte de un grupo cristiano ascéticos que tuvieron en San Simeón un modelo de conducta. Este santo escaló un pilar cerca de Alepo en el año 423, del cual no bajó hasta morir 37 años después. Una torre cerca de las ruinas de la ciudad de Um er-Rasas ha sido señalada como estilita, que además solo tiene una habitación en la parte superior, ya que Um er-Rasas fue una de las ciudades más religiosas incluso en los comienzos del califato omeya.

En esta ciudad nació el asentamiento romano en el siglo III gracias a la Vía Regia, una antigua calzada al este del mar Muerto establecida por los nabateos que los romanos mejoraron. Se ha intentado buscar un enlace entre Um er-Rasas y la ciudad bíblica de Mephaat, pero el registro arqueológico solo parte del siglo III. Como buena parte del territorio alrededor de Jerusalem, Um er-Rasas se convirtió en ciudad que daba servicio a los peregrinos camino de la ciudad santa.

En el siglo IX se pierde el rastro de Um er-Rasas, abandonada y expuesta a un desierto que le va cubriendo junto a sus avanzadas infraestructuras hidrológicas como presas, cisternas y canales, imprescindibles para vivir ahí. Um er-Rasas está compuesta de los restos del campamento militar romano y la ciudad bizantina que execedió sus murallas. Se han identificado 16 iglesias cuyas estructuras presentan distinto estado de conservación, desde algunas con simples cimientos hasta algunos con arcos supervivientes.

Um er-Rasas está a pocos kilómetros de Madaba, que a su vez no está lejos de la capital de Amán, así que es factible acercarse en coche privado hasta el yacimiento. Es recomendable ir con un guía para entender las estructuras del lugar, pues no deja de ser un sitio con mucho trabajo de catalogación e interpretación, lo más visible es la iglesia de San Esteban con sus mosaicos bien protegidos.

Por: Gary Cano.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: