27 julio, 2021

Reducción del daño, un término que beneficia a los consumidores y es parte del futuro de la industria

En un conversatorio virtual, la Federación de Cámaras de Centroamérica y República Dominicana, en conjunto con expertos en temas de salud y comercio expusieron los principales desafíos de la industria para permanecer en el mercado y ofrecer a los consumidores productos con reducción del daño. A continuación, extractos del evento.

Como parte de los esfuerzos en la concientización de la relevancia de reducción del daño, FECAICA (Federación de Cámaras y Asociaciones Industriales de Centroamérica y República Dominicana) organizó el conversatorio virtual
titulado “Salud de los consumidores: desafíos de la industria Centroamericana y de República Dominicana. En el mismo participaron representantes de la industria regional y del ámbito científico.

Los principales temas en la mesa de discusión fueron: el valor que tiene la transformación empresarial y su aporte a través de la inversión que realizan en investigación, desarrollo científico, innovación y tecnología en beneficio de la sociedad y los consumidores; y los distintos aportes del sector industrial en la reducción del daño a la salud desde sus giros empresariales y su importancia en darlos a conocer entre los consumidores.

Al iniciar, Robert Vinelli, presidente de FECAICA, dio las palabras de bienvenida al conversatorio. Destacó que “la protección del consumidor tiene que ir a través de una gama de personas, conceptos y procesos”, considerando que en esta ocasión FECAICA ha generado un relevante espacio de discusión donde intervenga la importancia de los derechos de los consumidores y los aportes que la industria ha hecho en beneficio de los consumidores.

La reducción del daño es un concepto que se ha utilizado a lo largo de los años; sin embargo, es poco conocido. El mismo se basa en la incorporación de estrategias destinadas a reducir los riesgos o los efectos asociados al uso de diversos productos para mejorar la calidad de vida de las personas.

Erick Ulate, presidente de la Asociación de Consumidores de Costa Rica, destacó que es importante “ampliar la definición de la salud del consumidor en el mercado a partir del ofrecimiento de productos que vengan a garantizar esa salud que tenemos derecho desde el punto de vista legal”, manifestó que “la información para los consumidores debe ser veraz clara, oportuna y suficiente en donde yo como consumidor, tenga acceso a ella y a partir de allí pueda decir que puedo consumir y que no. El Estado sobreregula algunas actividades atacando a actividades formales dando espacio a mercados informales que no garantizan productos inocuos para el consumidor. Por motivos ideológicos el Estado decide, sobre bases poco claras, sobre regular algunos mercados, mediante impuestos, normas técnicas excesivamente rigurosas, dejando a un lado los oferentes ilegales que brindan precios muy bajos y que muchas veces está ligado a otras redes del crimen
organizado que se aprovechan de la sobre regulación del mercado legal”.

Por otra parte, Marco Tulio Sosa, Ex Ministro de Salud Pública de Guatemala para el período 2004 al 2006, destacó respecto la importancia de incluir dentro de las políticas públicas de salud el concepto de reducción del daño y cómo hacerlo, qué es importante que exista una intervención técnico-científica y no ideológica de las autoridades de salud pública.

Según el Ex Ministro de Salud “la importancia de homogeneizar las diferentes reglas del juego permite crear un sistema de regulación, vigilancia y control de estos productos que aseguren que los consumidores van a tener buenos productos a su disposición; y a nivel regional, trabajar en conjunto para así lograr esa homogeneización de las visiones de salud pública y el sector empresarial, así como la academia para evitar obstáculos técnicos al comercio que perjudican a los Estados en forma integral.”

Adicional a ello, la Doctora Yocasta Gil, Gerente de Asuntos Científicos Centroamérica y el Caribe para Philip Morris Internacional (PMI), explicó sobre el concepto de reducción del daño que “es un concepto que desde hace muchos años se viene utilizando en el campo de la salud, pero actualmente es poco conocido. Consiste en una intervención o desarrollo de alternativa para cualquier actividad que un individuo desarrolle y que pueda significar un riesgo para su salud. Con esta intervención podemos disminuir ese riesgo, la persona tendrá un menor impacto, tanto en su salud como en la salud pública”.

PMI ha desarrollado dentro del concepto de riesgo reducido, alternativas al cigarrillo de combustión, que son sin humo y que representan un menor riesgo para el usuario. Los productos libres de humo buscan precisamente que las personas que continuarán fumando cuenten con una alternativa que represente un menor riesgo: “La autorización en Julio de 2020 por la Agencia Alimentos y Medicamentos (FDA) para comercializar en Estados Unidos uno de nuestros productos de tabaco calentado, con la afirmación de ser un producto de riesgo modificado, con reducción de la exposición, es un hecho histórico que evidencia el compromiso de la compañía con la reducción del daño” agregó la Dra. Gil.

Adicionalmente, el Doctor José Silié Ruiz, neurólogo e investigador, respecto a lo más importante que debería saber un consumidor antes de seguir consumiendo un producto que es de alto riesgo para su salud comentó: “la salud es el bien más preciado que tiene el ser humano, cualquier medida que trate de mejorar ese bien preciado debe ser apoyado. Las adicciones existen, están allí, son palpables y están en todos los aspectos de la vida, trabajo, tabaco, alcohol, cuando no es posible para esa persona dejarlo, es necesario tener alternativas de menor riesgo. Es por esto por lo que muchos médicos hemos dado el apoyo a las opciones del cambio menos dañinas, porque es en beneficio del paciente, en beneficio de reducir el daño.” Afirmó que si se le puede dar a una persona con alguna adicción una alternativa sin la toxicidad se está salvando su vida. Se debe tratar de reducir el daño y esa es la campaña que deberíamos apoyar todos, Respecto a los beneficios de estos productos alternativos de tabaco, por ejemplo, estamos apoyando porque con ellos estamos reduciendo mortalidad, como médico lo que nos interesa son los pacientes.

El moderador, Jorge Jacobs, agregó que es importante de esta discusión resaltar la inversión que las empresas realizan en investigación y desarrollo científico para afianzar la evolución como sectores en el presente y futuro, brindando productos alternos para los consumidores, pero es muy importante darlo a conocer a los consumidores y la sociedad,
debiendo contar con la apertura técnica y científica y no ideológica de los Estados, especialmente las autoridades de salud pública. Las experiencias mencionadas de países como Costa Rica, Guatemala, Inglaterra y Estados Unidos permiten confirmar que el diálogo con todos los actores involucrados, una discusión técnico-científica y no ideológica,
permite generar tanto información robusta y acceso a productos alternos en diferentes campos para que los consumidores tomen decisiones informadas para la adquisición de productos dentro del mercado formal.

Por último, Paola Quezada, directora ejecutiva para FECAICA, concluyó que este conversatorio ha sido un espacio muy importante que nos ha dejado significativas enseñanzas sobre el concepto de reducción del daño que no es nuevo pero la importancia de su intervención en las diferentes esferas de la vida de las personas genera una responsabilidad de seguir dándolo a conocer. El diálogo y la participación y técnico científica del sector empresarial, consumidores, academia y gobiernos, permitirá construir mejores condiciones para la facilitación del comercio, encontrando un equilibrio entre objetivos comerciales y de salud, en beneficio de los consumidores y de la sociedad.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: