18 enero, 2021

Queda libre Rodrigo Chávez; el descuartizador de la San Francisco

Rodrigo Chávez Palacios de 45 años, conocido como el «descuartizador de Lomas de San Francisco» fue beneficiado con la libertad anticipada por el Juzgado Segundo de Vigilancia Penitenciaria de La Libertad; por lo que saldrá de la cárcel el próximo mes de marzo tras cumplir con la mitad de la pena a la que fue sentenciado en 2015.

De acuerdo con los datos judiciales, Chávez Palacios, hijo de un veterano político salvadoreño, el ex candidato a la presidencia de la República por el PDC, Fidel Chávez Mena y de quien fue la directora de la Escuela de Comunicaciones “Mónica Herrera”, Teresa Palacios; se declaró culpable del homicidio de un trabajador de la Alcaldía de Santa Tecla, identificado como Franklyn Jonathan Mendoza Ortiz.

Pero el caso se tornó extraño debido a que el asesinato ocurrió en su mismo apartamento en la Colonia Lomas de San Francisco donde la víctima murió de un disparo y Chávez lo descuartizó en cerca de ocho pedazos con unas sierras que él mismo compró.

Además, Chávez se mantuvo dos días con las porciones del cuerpo de trabajador de la alcaldía en su apartamento, para que luego los distribuyera en maletas y las dejara en diferentes sectores de San Salvador.

El homicida confesó su crimen y recibió el beneficio del procedimiento abreviado; es decir, a pesar que sería condenado a prisión, sería la pena mínima.

Según la resolución que reveló un comunicado de prensa de centros judiciales, la decisión de acortar la pena de cárcel para Chávez provino de una recomendación de un informe del Consejo Criminológico de la Zona Occidental en octubre de 2020, que dictaminó favorable a la reinserción social y el cumplimiento en marzo de 2020 la media pena; que son cinco años con seis meses, de los 11 años que fue condenado en 2015.

En el informe se detalla que el reo presenta una conducta normal y sin alteraciones, ha mostrado disposición al cambio; no posee informes disciplinarios y ha recibido tratamiento psicológico; además, participó como tutor en diferentes cursos y programas educativos.

También ha sido calificado con un nivel bajo de peligrosidad y un nivel medio de capacidad criminal y adaptación social.

Asimismo, el Consejo expuso que «confesó el delito, mostró arrepentimiento, pidió perdón y canceló la responsabilidad civil exigida por el juzgado para la familia de la víctima por $10,000».

La decisión fue tomada en el mes de diciembre y la resolución fue confirmada por la Cámara Mixta de Vigilancia Penitenciaria y Tránsito de San Salvador, luego que la Fiscalía General de la República apelara.

Las reglas de conducta son no cambiar de domicilio, no salir del país, tener trabajo fijo y presentar constancia, recibir terapia psiquiátrica en Hospital Nacional San Rafael y presentarse al Juzgado cada dos meses, entre otras. Si incumple alguna, el beneficio será revocado.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: