25 septiembre, 2021

Lo asesinaron cuando preparaba un cortometraje sobre la violencia en Colombia

Mauricio Lezama fue ultimado por ex miembros de las FARC en una localidad cerca de la frontera con Venezuela. 

El director y productor de cine Mauricio Lezama fue asesinado ayer jueves mientras preparaba el rodaje de un cortometraje sobre víctimas de la violencia en el convulso noreste de Colombia, informaron autoridades de la región.

Lezama, quien era a su vez camarógrafo, estaba recogiendo experiencias de vida de personas «que habían sufrido la guerra» cuando hombres armados le dispararon en el municipio de Arauquita, departamento de Arauca, afirmó en declaraciones el gobernador Ricardo Arévalo.

Según el mandatario local, el homicidio fue cometido por disidentes de la ex guerrilla FARC que se apartaron del acuerdo de paz firmado en noviembre de 2016 y operan en aquella región fronteriza con Venezuela. Según Arévalo, el ataque se habría producido porque sospechaban que Lezama era un informante. 

En una entrevista con el medio Meridiano 70, publicada días atrás, Lezama indicó que buscaba actores para un cortometraje titulado «Mayo» sobre el asesinato de una enfermera ocurrido en esa misma región.

Consejero departamental de cine y autor de varios videos sobre violencia a líderes sociales, Lezama planeaba realizar la película gracias a un premio que le otorgó el estatal Fondo de Desarrollo Cinematográfico.

La dependencia colombiana de la Alta Comisionada de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos salió a repudiar el hecho: «Condenamos el homicidio en Arauquita del cineasta Mauricio Lezama, consejero de cine del departamento de Arauca y promotor de derechos de la juventud, la cultura y la paz», fue el mensaje que escribieron en su cuenta de Twitter.

A su vez, la organización Reporteros Sin Fronteras condenó en Twitter el homicidio del cineasta e indicó que es parte de «un ambiente de temor para la cobertura noticiosa regional», que se vive en medio de las campañas políticas locales que tienen lugar este año en Colombia.

En Arauca, departamento petrolero por dónde salen cargamentos de droga y contrabando hacia Venezuela, operan comandos del Ejército de Liberación Nacional (ELN), última guerrilla activa reconocida en Colombia, además de disidentes de la ya disuelta organización rebelde FARC.

Los disidentes, que no cuentan con un mando unificado, son cerca de 1700 según autoridades.

Fuente: AFP

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: