28 septiembre, 2021

Guyana Francesa podría convertirse en el país más rico del mundo

El segundo país más pobre de Sudamérica se prepara para un auge petrolero que podría catapultarlo a la cima de la lista de naciones más ricas no solo del continente sino del mundo.

Pero, ¿puede Guyana evitar la llamada maldición del petróleo y asegurar que sus nuevas riquezas beneficien a todos los guyaneses?

«Muchas personas aún no entienden lo grande que es esto», dijo el embajador estadounidense en Guyana, Perry Holloway, en una recepción en la capital, Georgetown, en noviembre pasado.

«En 2025, el PIB aumentará entre un 300% y un 1.000%. Esto es gigantesco. Será el país más rico del hemisferio y, potencialmente, el país más rico del mundo».

Puede sonar exagerado, pero con una población de alrededor de 750.000, la riqueza per cápita de los habitantes de Guyana se va a disparar.

Y esto se debe a que ExxonMobil, el principal operador petrolero en Guyana, dice que ha descubierto una reserva que equivale a más de 5.500 millones de barriles de petróleo bajo las aguas del país en el océano Atlántico.

«La maldición del petróleo»

Sin duda, el ingreso de dinero siempre es bienvenido.

Esta antigua colonia británica y único país en Sudamérica con el inglés como idioma oficial, tiene altas tasas de desempleo y pobreza.

Pero la historia deja una advertencia a Guyana.

El descubrimiento de petróleo en otras naciones en desarrollo ha exacerbado la corrupcióny la nueva riqueza generada por la explotación petrolera se desperdició o benefició a unos pocos.

Además está el riesgo de padecer lo que se conoce como la «enfermedad holandesa», que pasa por el boom de las exportaciones de crudo provoque una excesiva apreciación de la moneda local y fulmine la competitividad del resto de sectores, acabando así con el tejido productivo del país.

Esto es lo que se conoce como la maldición del petróleo.


Troy Thomas

En Guyana, «la corrupción es desenfrenada», dice Troy Thomas, director de la oficina de Guyana de Transparencia Internacional.

Dice que está «muy preocupado» por la maldición del petróleo.

«Todo lo que pedimos es que el gobierno respete nuestra constitución», le dice a la BBC una manifestante parada frente al edificio de la presidencia de Guyana.

«Solo quieren permanecer en el poder y controlar el dinero del petróleo», agrega.

La batalla legal continúa y esta semana la Corte de Justicia del Caribe analiza la última apelación en el caso.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: