23 junio, 2021

Edificaciones del Distrito 6 en total abandono, incluyendo Av. Independencia

Durante la época de oro en El Salvador fueron muchos los lugares de la ciudad capital que sorprendieron a grandes y pequeños, la Avenida Independencia fue uno de ellos, construida a partir de 1,895, cuando las autoridades volvieron sus ojos a la zona oriental de la capital, para contar con un paseo de lujo, como otras ciudades del mundo, ya que era en aquel entonces, la única entrada desde los municipios de San Martín, Ilopango y Soyapango, sus aceras de tres metros de longitud y sus negocios, dieron al distrito seis de San Salvador un rostro moderno, que se convirtió en un lugar muy visitado por las familias y al que llegaban varias rutas del transporte público. Según la historia, de dicho lugar, el empresario Luis Poma, construyó en 1,628 m2 de terreno, el impresionante cine Avenida que abrió sus puertas el 13 de septiembre de 1,967, en su primera proyección cinematográfica asistió el expresidente de la república Fidel Sánchez Hernández y su esposa. La Familia Poma, tenía varias salas de cine y el Avenida formó parte de un circuito de teatros y salas de entretenimiento para las personas que buscaban espacios para apreciar las películas del llamado séptimo arte, en la actualidad dicho edificio está en total abandono, y en su interior se concentran vendedores públicos, entre el deterioro de la infraestructura.

Avenida Independencia en la época de oro // Foto: Cortesía.

El Paseo Independencia, como también se le conoce, forma parte de la historia del desarrollo urbano y arquitectónico de San Salvador, que a finales del siglo 19 existía una especie de afrancesamiento, parecerse a las ciudades más prósperas de Europa, así como de Canadá, Estados Unidos, Argentina, México y por su puesto El Salvador que, en su afán por alcanzar estándares de lugares como los Campos Elíseos, diseña su paseo de lujo en la Avenida Independencia.

Los diseños arquitectónicos, aún se mantienen en la actualidad en la Avenida Independencia y albergaron a importantes almacenes de ropa y calzado, planteles de transporte público, la planta de sorbetes Río Soto y la empresa de cerveza que continúan operando y generando empleos a miles de salvadoreños. 

Fachada de cine Avenida en la actualidad.

En la actualidad, muchas viviendas del distrito 6 y la Avenida Independencia, han sido olvidada por los gobiernos centrales y municipales, la última inversión fue hecha en el 2011 por la comuna capitalina con un monto de $105 mil dólares para remodelarla, 10 años después este emblemático lugar sigue esperando que las autoridades vuelvan su mirada paseo de lujo, que alguna vez, dieron la bienvenida a nacionales y extranjeros que ingresaban a San Salvador, desde el aeropuerto Ilopango, donde aterrizaban los vuelos internacionales.

El triste declive de la famosa Avenida Independencia, es en la actualidad, más notable ante la instalación de varias chatarreras de aluminio, cobre y hierro, que inunda con este material las amplias aceras del Paseo Independencia, que es trasladado hacía las fundidoras.

Esta actividad no cuenta con un reglamento de sus operaciones, se ha adoptado por la generación de ingresos para muchas familias que se dedican a la recolección de estos materiales, los cuales ya no terminan en una quebrada o río, ayudando así a la protección y conservación del medio ambiente, principalmente de aguas superficiales.

Sin duda, el ordenamiento y limpieza de la Avenida Independencia requiere de una revisión de las ordenanzas y leyes que se aplican a este tipo de viviendas antiguas, como las que se encuentran en los barrios La Vega, Concepción, San Esteban y Lourdes.

Reactivar las casas de este lugar requiere del apoyo del distrito 6 de la Alcaldía de San Salvador y de empresarios de la zona, que han invertido en mejorar la “Avenida”, uno de ellos es Don Catalino Miranda, Presidente de Fecoatrans Inversiones y Negocios, que opera desde hace más de 24 años con un plantel de microbuses y buses sobre el Paseo Independencia y es uno de los que le apuesta a reparar, por lo menos, uno de sus edificios que tiene salida a la Avenida Independencia.

Don Catalino, cree que es importante contar con una ordenanza transitoria que brinde el espacio de tiempo para mejorar las fachadas de las casas, que en la actualidad son utilizadas por diversos negocios que mantienen una actividad económica diaria, “no es posible, que no se pueda reparar o pintar una fachada, de alguna casa del lugar” señaló.

Con más de 24 años de vivir, prácticamente en el punto de la ruta 42, don Catalino Miranda asegura que conoce desde hace 50 años el distrito 6 de la ciudad y ha notado el poco interés de todos los concejos municipales, por estar fuera del Centro Histórico y del patrimonio cultural.

El barrio Concepción, alberga el monumento al indio Atlacatl, ubicado al final de la Avenida Independencia y donde hoy están construidos varios condominios frente al plantel de microbuses de la ruta 42, operó el Mercado Tineti recuerda don Catalino y asegura que en este lugar se concentraba el centro de negocios para toda Centroamérica, hondureños, guatemaltecos y nicaragüenses, que llegaban al ex predio de la terminal de oriente, ubicada a pocos metros de la Avenida Independencia, realizaban sus negocios en este sector. “Creo que es necesario darle un chispazo al distrito seis, es decir al ornato, es necesario ayudar a los comerciantes de la Avenida Independencia a que cambien las fachadas, sin tantas restricciones, la gente tiene hasta miedo de reparar la acera, por temor a ser multado, no digamos pintar. 

Los negocios que operan en este sector, al igual que todos, pagan sus impuestos y tasas municipales, sin embargo, aquí, dice don Catalino Miranda, no hay una limpieza de los tragantes y menos barrenderos que ayuden a limpiar las cunetas y la aceras “somos los mismos propietarios los que nos rebuscamos para contribuir al ornato y limpieza de nuestros edificios y casas, no existe una retribución de nuestros pagos”, aseguró.

Este empresario de transporte, que ha pasado una buena parte de su vida en la Avenida Independencia, cree que es importante que el nuevo concejo municipal diseñe e invierta en el distrito seis y así darle un nuevo brillo a esta parte de la Ciudad, que fue por mucho tiempo, un lugar digno de visitar y admirar, comparado con las grandes ciudades de toda América Latina, Estados Unidos y Europa.

Como don Catalino Miranda, en el paseo Independencia existen más comerciantes y empresarios que están a la espera que las autoridades vuelvan su mirada a la zona oriental de la capital, el principal obstáculo es que no se pueden intervenir las propiedades sin una autorización de la comuna capitalina que permita realizar reparaciones, de las casas que están en malas condiciones, algunas que ya están por colapsar.

Plaza del Indio Atlacatl.

Don César Ernesto Pérez Chávez de 57 años y con 30 de trabajar en el Paseo Independencia como zapatero, recuerda que el último alcalde que le hizo mejoras en la Avenida fue Norman Quijano, también asegura que esta zona era bastante próspera “había muchos negocios aquí que la gente se bajaba de los buses para comprar sus zapatos y otras cosas, pero desde que permitieron la instalación de las chatarreras, se arruinó todo”, aseguró.

Al igual que don Catalino, espera que el nuevo concejo municipal pueda ayudarles a mejorar sus establecimientos, ya que muchos de ellos necesitan una pintada en la fachada, reparaciones eléctricas y de otra índole, para darle el brillo que tuvo este emblemático lugar, que fue el orgullo de muchas generaciones de salvadoreños que recuerdan como si fuera ayer, pasear por las amplias aceras del majestuoso, pero olvidado, Paseo Independencia.

Mejorar los espacios que forman parte de la historia del país, es responsabilidad de todos los salvadoreños, principalmente de las municipalidades brindando las facilidades y normas que permitan reconstruir casas que han estado abandonadas por muchos años. Tristemente eso   esperan importantes empresarios, reconstruir esos edificios y viviendas abandonadas. 

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: