18 septiembre, 2020

Diferentes enfermedades provocarían la muerte de más de 200.000 personas en el Reino Unido

200.000 personas podrían morir por retrasos en su atención médica y por efectos sociales y económicos, causando por el confinamiento por la pandemia del Coronavirus, además, advierten organismos oficiales del Reino Unido y el diario The Telegraph.

Por otra parte, miembros de Atención Médica y Social, la Oficina Nacional de Estadística, Departamento del Actuario y el Ministerio Interior del Reino Unido, mantienen una evaluación en que la situación podría empeorar y acabar con la vida de más de 250.000 personas por otras enfermedades en los próximos seis meses y otras 185.000.

Las cifras reflejarían la peor escena posible por la falta de diagnósticos como la diabetes, problemas renales, ataques cardíacos y accidentes cerebrovasculares, sin embargo, se espera que el número de fallecidos sea menor.

 “Se espera que la suspensión de la atención no urgente tenga un impacto en la salud a corto plazo, debido a que se reducirá la calidad de vida de los pacientes, mientras no reciben tratamiento y a largo plazo, su condición se deterioraría y algunas podrían morir antes”, comunicaron en un informe.

Además, la reducción de pruebas de detección y en servicios de prevención y atención primaria, provocarían que las enfermedades mortales pasen desapercibidas y provoquen decesos evitables.

Integrantes de la Universidad de Oxford calcularon entre marzo y mayo en hospitales del Reino Unido que habían atendido a más de 5,000 pacientes con ataques cardíacos con comparación del año pasado, realizando 2,3 millones de pruebas para detectar cáncer desde el inicio de la pandemia. La directora ejecutiva de Cáncer Research, Michelle Mitchell, considera que el covid-19 ha tenido un gran impacto devastador y catastrófico en pacientes y servicios de cáncer en el país, expresó que “en las primeras semanas de confinamiento las referencias urgentes se desplomaron, los programas de detección se detuvieron, las cirugías se cancelaron, los ensayos clínicos se suspendieron y las desigualdades en salud existentes se exacerbaron”.

Por: Fernando Valladares.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: