19 enero, 2022

Denuncian presunto hackeo del número del Centro de Monitoreo de la APES

El presidente de la Asociación de Periodistas de El Salvador (APES), César Fagoaga, denunció la tarde de este jueves 13 de enero, una presunta vulneración al número telefónico utilizado por el Centro de Monitoreo de la organización.

Según el también periodista, el hackeo quedó evidenciado con el envío de mensajes a través de grupos de WhatsApp que no son «responsabiliodad de la asociación», por lo que han activado los mecanismos de investigación que determinen la procedencia de la vulneración a las comunicaciones del aparato electrónico.

Esta no sería la primera vez en que un número telefónico perteneciente a periodistas, activistas y organizaciones de la Sociedad Civil ha sido intervenido; ayer, Amnistía Internacional en conjunto con la APES firmaron un comunicado en el que se confirma el uso del sofware Pegasus, utilizado principalmente por Gobiernos para hackear dispositivos de comunicación.

Según el informe emitido por la organización internacional, fue a través de «una investigación conjunta de Access Now y Citizen Lab que se identificó el uso a gran escala del programa espía Pegasus de NSO Group contra periodistas y miembros de organizaciones de la sociedad civil en El Salvador».

A través de dichos análisis forenses se determinó que un total de 37 dispositivos se encuentran infectados por el sofware de espionaje de los cuales 22 pertenecen a periodistas, jefatura y personal administrativo del periódico digital El Faro, principal denunciante del hackeo.

Entre ellos también se confirmó la intervención de un celular de un colaboradr de LA PRENSA GRÁFICA y el resto pertenece a empleados de El Diario de Hoy, Revista Disruptiva, Diario El Mundo y periodistas independientes.

Ante esto, una publicación hecha por El Faro afirma que los 22 dispositivos fueron intervenidos en un total de 226 veces con el spyware, pero lo que más ha llamado la atención es el período de tiempo en el que fueran hechas. Según la publicación estas se habrían realizado entre junio de 2020 y noviembre de 2021, totalizando 17 meses consecutivos de vigilancia.

Hasta el momento no se ha logrado confirmar quién estaría detrás de estas acciones que vulneran la libertad de prensa y derecho a la privacidad de los ciudadanos, sin embargo, es sabido que el spyware utilizado es propiedad de una compañía israelí, y comercializado principalmente a gobiernos de todo el mundo, debido a los altos costos que este requiere.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: