20 septiembre, 2020

Damien Hirst el artista más rico del mundo

Damien Hirst es un pintor, escultor  y coleccionista del arte inglés, es reconocido a nivel internacional como uno de los pintores más ricos del mundo. Ya que tiene una fortuna que ronda casi los 400 millones de dólares y esto es gracias a sus obras de arte las cuales lo han hecho famoso a lo largo de estos años.

Sus obras son muy extravagantes pues son animales muertos, diamantes y desechos médicos, shizo famoso por una serie de obras en las que conservó, en formaldehído, animales (incluyendo un tiburón, una oveja y una vaca). La obra más conocida de esta serie es The Physical Impossibility of Death in the Mind of Someone Living, un tiburón tigre de 14 pies (4,2672 m) sumergido en formol en una vitrina transparente, desde que Hirst era un adolescente estaba obsesionado con la muerte, pues un día visito la morgue y decidió tomar una serie de fotos las cuales después se convertirían en una ayuda para la creación de sus obras de arte con animales muertos.

Según su madre Mary Brennan, Damien se metió a este tipo de arte cuando fue abandonado a los 12 años por su padre a raíz de esto en su juventud fue arrestado dos veces por robar en tiendas y luego trabajó como obrero en Londres, hasta que fue aceptado en el Goldsmiths College. Hasta la fecha es considerado como uno de los mejores artistas los cuales  se han destacado en el mundo del arte, ya que con su gran talento ha logrado sobre salir  y hasta el día de hoy convertirse en un gran millonario.

Su arte más conocido es: un tiburón tigre que conservó en formol y encajó en una vitrina, su proyecto fue muy costoso pero le dio el particular título de ‘The Physical Impossibility of Death in the Mind of Someone Living‘, (la imposibilidad física de la muerte en la mente de alguien vivo), con el cual pretendía que el espectador se enfrentara con la muerte y reflexionara sobre la relación entre el hombre y los animales.

El método del formol se volvió parte de él pues años más tarde se convirtió casi en un sello personal de Hirst, que ha repetido su experimento con vacas, ovejas y cebras. Aunque sus obras han sido criticadas por grotescas y frívolas, lo cierto es que los compradores no dejan de invertir fortunas en ellas.

Por: Maybelline Portillo.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: