17 octubre, 2021

Cuatro aspectos del Odyssey G9 que lo hacen el mejor monitor para los videojuegos

En 2020, la llegada del monitor de videojuegos Odyssey G9  revolucionó el mundo del gaming. Este año, Samsung busca mejorar la experiencia con una pantalla Quantum MiniLED y funciones de juego Premium, que combinados con la curvatura de la pantalla 1000R brindará a los jugadores una experiencia como ningún otro monitor antes. El nuevo G9 se une a la línea completa de monitores para videojuegos Odyssey que incluye pantallas curvas y planas.  

Mientras esperamos la llegada de estas innovaciones, repasemos todas las características que ofrecen los monitores de la línea Odyssey para brindar una experiencia superior a los gamers. 

1. Una relación de aspecto ultra ancha de 32:9 para ampliar su campo de alcance 

El Odyssey G9 cuenta con un monitor ultra ancho de 49 pulgadas que se curva alrededor del jugador y llena todo su campo de visión para un entorno de juego totalmente inmersivo. Para los juegos que cuentan con un mapa o inventario de elementos, los monitores convencionales pueden requerir que se desplace para ver todo su contenido, pero con la Odyssey G9, todo lo que se necesita es una sola mirada. 

Otro punto clave a considerar al elegir un monitor para juegos que no sea su tamaño es su resolución, y con su resolución DQHD de 5,120 X 1,440 y un brillo máximo de 1,000 nits, el Odyssey G9 ofrece a los usuarios experiencias de juego visualmente fascinantes. 

2. Tasas de respuesta y actualización ultrarrápidas para permitir un juego fluido 

Los jugadores valoran los monitores con una frecuencia de actualización de pantalla alta porque saben que esto determina cuántas imágenes se pueden mostrar en un monitor por segundo. Cuanto mayor sea la frecuencia de actualización, más fluida será la visualización de imágenes en pantalla. Esto es particularmente importante para los juegos de tiradores en primera persona (FPS), donde las decisiones en una fracción de segundo pueden determinar la victoria o la derrota de un jugador, y también para incursiones a gran escala en juegos que están cargados con gráficos intensos y muchos personajes diferentes. La Odyssey G9 puede procesar 240 fotogramas por segundo, una frecuencia de actualización de pantalla lo suficientemente alta como para retratar incluso los movimientos y escenarios de juego más complejos sin problemas. 

Tener un monitor de juegos que proporcione altas frecuencias de actualización y tiempos de respuesta súper rápidos es tan importante como equiparse con los mejores elementos del juego. El tiempo de respuesta es el tiempo que tarda en enviarse una señal de vídeo desde una tarjeta gráfica al monitor. Los tiempos de respuesta bajos pueden resultar en pantallas negras temblorosas o no deseadas al desplazarse, mientras que un monitor con un tiempo de respuesta rápido ofrece un cambio rápido de color y contraste, proporcionando a los jugadores experiencias de juego claras y sin efectos de halo. 

El Odyssey G9 admite un tiempo de respuesta de 1 ms (GTG), lo que significa que el monitor responderá a las señales de la tarjeta gráfica en 0,001 de segundo. Además, el monitor de juegos es compatible con G-Sync y admite Adaptive-sync para permitir un juego más fluido incluso con juegos gráficamente exigentes como los que se encuentran en los juegos de carreras o basados ​​en incursiones. 

3. Curvatura 1000R y altura ajustable para una comodidad óptima 

El juego puede generar mucho estrés en la visión dado el intenso enfoque que se necesita cuando se juega en comparación cuando se usa el monitor para otras tareas. El Odyssey G9 ofrece a los usuarios una experiencia más agradable a la vista gracias a su panel curvo 1000R QLED. Esta pantalla curva proporciona una inmersión máxima y cómoda a los usuarios, ya que ayuda a mantener la misma distancia de visualización en cualquier ángulo y minimiza la distorsión de la pantalla. Cuando se ven a través de la pantalla curva del G9, los gráficos del juego parecen más realistas para una experiencia de juego optimizada. 

Otra ventaja que ofrece el monitor Odyssey G9 a los jugadores es la capacidad de ajustar fácilmente su altura o ángulo según lo requiera el usuario. A diferencia de otros monitores que pueden resultar incómodos si descansan demasiado alto o demasiado bajo y no se pueden reajustar, los usuarios pueden ajustar libremente el soporte del Odyssey G9 para que coincida con sus propias preferencias y permanecer lo más cómodamente inmersos posible en su juego. 

4. Diseño futurista y elegante 

En línea con la dirección de las tecnologías de juegos futuristas de hoy, el Odyssey G9 presenta un diseño innovador y de vanguardia. Su Infinity Core Lighting presenta 52 colores y 5 efectos de iluminación ubicados detrás de la pantalla que iluminan la habitación en la que se coloca el monitor. Los usuarios pueden elegir que solo un color ilumine su habitación mientras juegan o alternar colores eligiendo entre el ‘arcoíris’, efectos de ‘parpadeo’ o ‘parpadeo rápido’. 

Además, el exterior del Odyssey G9 tiene un llamativo color blanco brillante para resaltar el diseño elegante y la funcionalidad innovadora del producto. 

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: