22 septiembre, 2020

Aprueban ley de privatización de agua y saneamiento básico en Brasil

El presidente de Brasil, Jair Bolsonero, aprobó el pasado miércoles un marco legal para el suministro de agua y saneamiento básico del país, que tiene como objetivo garantizar servicios con la ayuda del sector privado.

Por el momento, empresas públicas eran las que se encargaban de diligenciar el saneamiento básico, en raras ocasiones presentaron excepciones y la nueva ley permite la apertura de nuevas licitaciones para el sector privado.

“Esperamos que haya entre 600 y 700.000 millones de reales (entre 111 y 130.000 millones de dólares) de inversiones en los próximos años en ese sector”, expresó el ministro de Economía, Paulo Guedes, quien dijo que 100 millones de brasileños no tienen acceso a agua, han supuesto un gran desafío para las personas que puedan protegerse de la expansión del covid-19.

Por otra parte, la nueva ley prevé en llegar a cumplir y garantizar un servicio de alcantarillado de un 90% de los pobladores del país y un 99% de agua potable para los habitantes. Según las cifras, el 50% de los ciudadanos viven en lugares con tratamientos de agua residuales y el 80% poseen agua limpia

La Agencia Nacional de las Aguas (ANA), mencionó que la mayor concentración de agua dulce superficial del mundo, supera los 40 millones de personas que no tienen acceso a estos suministros públicos. ANA alertó de que las principales cuencas hidrográficas presentan problemas de contaminación y que la ausencia de suministros de agua potable cobra la vida de más de 100 personas en América Latina.

“La falta de agua de calidad y de alcantarillado provoca enfermedades, entre las cuales están la hepatitis A, diarreas, dengue, cólera y equistosomiasis. En diez años, Brasil registró más de 700.000 pacientes ingresados por enfermedades relacionadas a la falta o a la insuficiencia de saneamiento. Para mudar este panorama el país tendría que invertir 260.000 millones de reales (50.000 millones de dólares), pero como el gobierno solo invierte en 4.000 millones de reales (740 millones de dólares) por año, serían necesarias más de seis décadas para resolver el problema”, explicó la agencia.

Los detalles de la nueva ley, ANA estaría encargada y sería la única responsable por establecer las reglas de saneamiento básico, como los índices tarifarios para el mercado que estará abierto al capital privado, mientras que las empresas públicas, por el momento garantizan el suministro en cada uno de los 26 estados del país, junto con el Distrito Federal, que solo podrá participar en las licitaciones de renovación de los contratos de saneamiento, si demuestran solvencia para garantizar el servicio con un periodo de 30 años.

Por: Fernando Valladares.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: