El 4 de diciembre de 2021, Josselyn Marcela Alvarado Amaya fue llevada de emergencia al Hospital Santa Gertrudis de San Vicente con una fuerte hemorragia vaginal, la joven confesó que había dado a luz a un varón a quien dejó abandonado en una fosa de su vivienda en la comunidad Lotificación Navarra, en San Vicente.

Agentes de la Policía Nacional Civil, llegaron al sitio y confirmaron que el recién nacido había muerto aparentemente asfixiado. El informe del Instituto de Medicina Legal señaló que falleció por estrangulamiento.

La vista pública contra Alvarado Amaya por el delito de homicidio agravado, en perjuicio de recién nacido se realizó en el Tribunal de Sentencia de San Vicente, donde se contó con los resultados de Medicina Legal y la declaración de testigos, encontrando culpable a la mujer, quien fue sentenciada a 30 años de cárcel.

Deja un comentario